El Encanto del Cazador y la Destreza del Pescador

El-alegre-cazador
Hohodemi, el cuarto Mikado, era un descendiente directo de la ilustre Amaterasu, la diosa del Sol. No solo igualaba en belleza a su ilustre antecesora, sino que también destacaba por su fuerza y valentía. Gozaba de la reputación de ser el mejor cazador de la tierra, siendo reconocido con el nombre de Yamasachi Hiko, que se traduce como «El príncipe afortunado en las montañas», debido a su habilidad sin par como cazador.

Su hermano mayor era un pescador sumamente hábil, por lo que, al sobresalir notablemente entre sus competidores en la pesca, se le conocía como Umisachi Hiko, que se traduce como «El príncipe afortunado en el mar». Los dos hermanos llevaban vidas felices, deleitándose sin restricciones en sus respectivas ocupaciones, mientras los días transcurrían apaciblemente, cada uno siguiendo su propio camino, uno dedicado a la caza y el otro a la pesca. Un día, Hohodemi se acercó a su hermano.

—Bien, hermano mío, te observo ir al mar día tras día con tu caña en mano, y a tu regreso, siempre cargado de peces. En mi caso, disfruto explorando las montañas y los valles. Después de tanto tiempo, cada uno de nosotros ha seguido con su labor favorita, así que es probable que ahora estemos cansados; tú de pescar y yo de cazar. ¿No sería adecuado cambiar un poco? ¿Qué te parecería si te aventuras a cazar en las montañas y yo me dedico a pescar en el mar? El habilidoso pescador escuchó en silencio a su hermano y reflexionó por un momento.

—Oh, claro, ¿por qué no? —respondió finalmente—. No suena para nada mal. Dame tu arco y flechas, y me dirigiré a las montañas para cazar. Así quedó decidido, y ambos hermanos comenzaron a probar las ocupaciones del otro, sin tener idea de lo que les esperaba. Esta elección no fue la más sabia, ya que Hohodemi no sabía nada acerca de la pesca, y Umisachi Hiko, cuyo mal genio era conocido por todos, tampoco tenía conocimientos sobre la caza.

El cazador tomó la caña y el anzuelo más preciados de su hermano, descendió hasta la costa y se sentó en las rocas. Colocó el cebo en el anzuelo y lo lanzó torpemente al mar. Se acomodó y observó fijamente el pequeño flotador que se movía arriba y abajo en el agua, esperando que algún pez cayera en la trampa. Cada vez que el flotador se movía ligeramente, él tiraba de la caña, pero nunca encontraba ningún pez al final del hilo, solo el anzuelo y el cebo. Aunque era el mejor cazador de la tierra, no podía evitar ser el peor pescador, y si bien habría capturado muchos peces si supiera pescar adecuadamente, en su caso, era una tarea desafiante.

Así pasó todo el día, sentado en las rocas, sosteniendo la caña y esperando en vano tener suerte. Al final, el día se convirtió en noche, y aún no había capturado ni un solo pez. Sacó la caña por última vez antes de regresar a casa y se dio cuenta de que había perdido el anzuelo sin siquiera saber cuándo había sucedido.

La ansiedad lo invadió, ya que sabía que su hermano se enfadaría al descubrir que había perdido su anzuelo, que siendo único, era apreciado más que cualquier otra cosa. Hohodemi se puso a buscar entre las rocas y en la arena el anzuelo perdido, y mientras iba de un lado a otro buscando, su hermano llegó al lugar. Umisachi Hiko no había tenido éxito en la pesca ese día, y no solo estaba de mal humor, sino que parecía aterradoramente enfadado. Al ver al cazador buscar en la playa, comprendió que algo había salido mal. —¿Qué estás haciendo, hermano?

El-alegre-cazador
Hohodemi se aproximó tímidamente, temiendo la ira de su hermano. El cazador, aunque apesadumbrado, rogó en vano a su hermano que lo perdonara. —Oh, hermano mío, sin duda he cometido un error. —¿Qué sucede? ¿Qué has hecho? —preguntó el hermano mayor con impaciencia. —He perdido tu preciado anzuelo… Su hermano lo interrumpió, gritando con ira:

¡Has perdido mi anzuelo! Exactamente lo que temía. Por eso, cuando propusiste inicialmente cambiar nuestras tareas, me opuse, pero tú lo deseabas tanto que cedí y permití que hicieras lo que quisieras. ¡El error de embarcarnos en algo que desconocemos es evidente! Y encima, tú lo has arruinado todo. No te devolveré tu arco y flechas hasta que encuentres mi anzuelo. Búscalo hasta que lo encuentres y puedas devolvérmelo.

El cazador, sintiéndose culpable por lo sucedido, soportó con humildad y paciencia la ira de su hermano. Buscó por todos lados el anzuelo, pero este no aparecía por ningún sitio. Finalmente, tuvo que aceptar que no lo encontraría. Regresó a casa y, desesperado, desmontó su apreciada espada en piezas para fabricar quinientos anzuelos con ella.

Llevó estos a su enfadado hermano y se los ofreció, pidiendo su perdón y suplicando que aceptara estos como sustitutos del que él había perdido. Sin embargo, su hermano no lo escuchó ni mucho menos le concedió su petición. Hohodemi fabricó otros quinientos anzuelos y volvió a llevárselos a su hermano, rogando por su perdón. —Aunque hicieras un millón —dijo el pescador, negando con la cabeza—, no me servirían de nada. No puedo perdonarte a menos que me traigas el mío.

Nada calmaría la ira de Umisachi Hiko, ya que su mal temperamento y su resentimiento hacia su hermano por sus virtudes siempre estaban presentes. Ahora, utilizando la excusa del anzuelo perdido, planeaba matarlo y usurpar su posición como gobernante de Japón. Hohodemi era consciente de esto, pero no podía decir nada, ya que como el hermano menor, estaba obligado a obedecer a su hermano mayor. Así que regresó a la costa y continuó la búsqueda del anzuelo, sintiéndose deprimido al haber perdido toda esperanza de encontrarlo.

Mientras estaba allí, desconcertado y preguntándose qué hacer a continuación, un anciano apareció de repente con un bastón en la mano. El afligido cazador recordaría más tarde que no sabía de dónde provenía el anciano ni cómo había sabido de su presencia allí; simplemente levantó la mirada y vio al anciano acercándose. —¿Eres Hohodemi, el Augusto, al que a veces llaman Yamasachi Hiko? —inquirió el anciano—. ¿Qué te trae a este lugar?

—Sí, soy yo —confirmó el joven desafortunado—. Lamentablemente, mientras pescaba, extravié el valioso anzuelo de mi hermano. He explorado toda la costa sin éxito, y estoy sumamente preocupado, ya que mi hermano no me perdonará hasta que se lo devuelva. Pero, ¿quién eres tú? —Soy Shiwozuchino Okina, vecino de esta zona. Qué gran desgracia has experimentado, pero dudo que encuentres el anzuelo aquí. No te agites, es probable que haya llegado al fondo del mar o que algún pez se lo haya tragado. En serio, no importa cuánto lo busques, no lo hallarás.

—¿Qué alternativas tengo entonces? —inquirió el atribulado hombre. —Será más conveniente que te dirijas a Ryūgū-jō y le expongas a Ryūjin, el Rey Dragón del Mar, tu situación, pidiéndole que recupere tu anzuelo. Creo que esa sería la solución más adecuada.

¡Qué idea tan magnífica! —exclamó Hohodemi—. Sin embargo, temo que no puedo acceder al reino del Rey del Mar, ya que siempre he oído que se encuentra en las profundidades del océano. —Oh, no encontrarás obstáculo alguno para llegar allí —aseguró el anciano—. En poco tiempo, puedo proporcionarte algo que te permitirá cruzar el mar. —Agradezco tu generosidad —expresó Hohodemi—. Estaré eternamente agradecido por ello.

El anciano se puso manos a la obra y rápidamente confeccionó una cesta, ofreciéndosela al Mikado. Este la recibió con alegría, la llevó hasta el agua, se montó en ella y se preparó para emprender el viaje. Se despidió agradecido del amable anciano, prometiendo recompensarlo tan pronto como recuperara su anzuelo y regresara a Japón sin temor a la ira de su hermano. El anciano indicó la dirección que debía seguir y le dio instrucciones sobre cómo llegar al reino de Ryūgū-jō, observándolo partir hacia el mar en la cesta que asemejaba una pequeña barca.

Hohodemi se apresuró en la cesta proporcionada por su amigo. Su singular embarcación parecía deslizarse por el agua con voluntad propia, y la distancia resultó ser mucho menor de lo anticipado, ya que en pocas horas diviso la puerta y el techo del palacio del Rey del Mar. ¡Y qué lugar tan imponente era, con sus numerosos techos inclinados y frontones, sus puertas enormes y sus paredes de piedra gris!

Aterrizó poco después y, dejando su cesta en la playa, se aproximó a la imponente entrada. Los pilares de la puerta estaban esculpidos en hermoso coral rojo, y la propia puerta estaba decorada con deslumbrantes gemas de diversas variedades. Majestuosos árboles katsura proporcionaban sombra. Aunque nuestro héroe había escuchado muchas veces sobre las maravillas del palacio del Rey del Mar, todas las historias previas parecían quedarse cortas ante la realidad que tenía ante sus ojos por primera vez.

Hohodemi deseaba entrar por la puerta en ese instante, pero se percató de que estaba firmemente cerrada, sin nadie cercano a quien solicitar que la abriera. Tomó un momento para reflexionar sobre qué hacer. Bajo la sombra de los árboles, cerca de la puerta, identificó un pozo rebosante de agua fresca. «Seguramente, alguien saldrá en algún momento a sacar agua del pozo», pensó. Subió al árbol situado sobre el pozo, se sentó en una de las ramas y aguardó para ver qué acontecería.

No mucho tiempo después, presenció cómo la vasta puerta se abría de par en par, revelando a dos jóvenes de extraordinaria belleza que salieron de ella. El Mikado había escuchado que Ryūgū-jō «el reino del Rey Dragón del Mar» estaba poblado por dragones y criaturas similares, así que, al ver a las dos encantadoras princesas, cuya hermosura destacaría incluso en su propio mundo, quedó completamente asombrado y se preguntó qué podría significar aquello.

No pronunció ni una palabra, prefiriendo observar en silencio a través de las hojas de los árboles, aguardando para descubrir sus intenciones. Notó que llevaban en sus manos cubos dorados. Con gracia y lentitud, se aproximaron con sus vestimentas que rozaban el suelo. Permanecieron a la sombra de los árboles katsura y se dirigieron al pozo, totalmente ajenas a la presencia del extraño espectador, ya que el cazador estaba hábilmente oculto entre las ramas del árbol en el que se había posicionado.

Mientras las dos damas se inclinaban sobre el borde del pozo para descender sus cubos dorados, una actividad diaria para ellas, vieron reflejado en el agua el rostro de un joven apuesto que las observaba desde las ramas del árbol que proporcionaba sombra. Nunca antes habían contemplado el rostro de un mortal; se sobresaltaron y retiraron apresuradamente los cubos dorados.

Aunque la curiosidad les concedió valor poco después, miraron tímidamente hacia arriba para descubrir la causa del inusual reflejo. Fue entonces cuando avistaron al dichoso cazador, sentado en el árbol, observándolas con sorpresa y admiración. Lo miraron directamente a los ojos, pero la sorpresa les dejó sin habla, y no pudieron articular palabra alguna. Cuando el Mikado se percató de que habían descubierto su presencia, descendió rápidamente del árbol.

—Soy un viajero que, al encontrarse sediento, se acercó al pozo con la esperanza de calmar su sed. Lamentablemente, no pude hallar ningún cubo para extraer agua. Así que, un tanto molesto, subí al árbol y aguardé a que alguien se aproximara. En ese momento, mientras esperaba con impaciencia saciar mi sed, ustedes, nobles damas, aparecieron, como si respondieran a mis ruegos. Por lo tanto, ruego que tengan compasión de mí y me proporcionen un poco de agua, ya que soy un viajero sediento en tierras desconocidas.

Su dignidad y gracia superaron su inicial timidez. Con una reverencia en silencio, ambas se dirigieron nuevamente al pozo, extrajeron agua con sus cubos dorados, la vertieron en una copa adornada y se la ofrecieron al extraño.

Tomó la copa con ambas manos, la llevó respetuosamente a su frente y bebió el agua con rapidez, ya que su sed era intensa. Después de terminar su largo trago, colocó la copa en el borde del pozo. Con su espada, cortó una de las extrañas magatama «joyas curvadas», un collar que pendía de su cuello y caía sobre su pecho. Colocó la joya en la copa y se la devolvió con una profunda reverencia. —¡Aquí tienen una muestra de mi agradecimiento! Ambas damas tomaron la copa y miraron en su interior para descubrir qué contenía, ya que desconocían la naturaleza de lo que había puesto. Dieron un respingo de sorpresa al hallar una hermosa gema en el fondo de la copa.

—Ningún mortal común regalaría una joya de esta manera con tanta generosidad. ¿Nos haría el honor de revelarnos su nombre? —inquirió la dama mayor. —Por supuesto —respondió el dichoso cazador—. Soy Hohodemi, el cuarto Mikado, conocido como Yamasachi Hiko en Japón. —¿Entonces usted es Hohodemi, el nieto de Amaterasu, la diosa del Sol? —preguntó la dama que había hablado—. Soy la hija mayor de Ryūjin y me llamo Tayotama. —Y yo —añadió la doncella menor, que finalmente encontró fuerzas para hablar— soy su hermana, la princesa Tamayori.

—¿Son ustedes las hijas de Ryūjin? No pueden imaginar la felicidad que me proporciona conocerlas —expresó Hohodemi. Sin esperar su respuesta, continuó—: El otro día, fui a pescar con el anzuelo de mi hermano y se me cayó, aunque no comprendo cómo pudo suceder. Dado que mi hermano valora su anzuelo por encima de todo, esta es la mayor calamidad que podía haberme ocurrido.

A menos que lo recupere, no podré obtener su perdón. A pesar de mis repetidas búsquedas, no logro hallarlo, y eso me preocupa profundamente. Mientras buscaba el anzuelo, sumido en la tristeza, me encontré con un sabio anciano que me aconsejó venir a Ryūgū-jō y rogar a Ryūjin que me ayudara. El amable anciano también me indicó cómo llegar hasta aquí. Quisiera preguntarles si saben dónde está el anzuelo perdido. ¿Serían tan amables de llevarme hasta su padre? ¿Creen que querrá recibirme? La princesa Tayotama escuchó la extensa historia y luego habló.

—No solo será fácil que vea a mi padre, sino que estará encantado de conocerlo. Estoy segura de que expresará cuán buena fortuna ha llegado, que un hombre tan noble como usted, el nieto de Amaterasu, descienda hasta el fondo del mar —afirmó la princesa Tayotama. Luego, dirigiéndose a su hermana menor, añadió—: ¿No crees, Tamayori? —Por supuesto —respondió la princesa Tamayori con su dulce voz—. Como dices, no podemos esperar un honor mayor que recibir al Mikado en nuestra casa. —Entonces, por favor, llévenme hasta él. —Entre con nosotras, Mikado —invitaron ambas hermanas, y con una reverencia, lo guiaron hacia el interior.

La joven princesa dejó a su hermana a cargo de Hohodemi, se adelantó a ellos y llegó primero al palacio. Se apresuró hasta la habitación de su padre, le relató todo lo sucedido en la puerta y le advirtió que su hermana acompañaba al Mikado. El Rey Dragón del Mar quedó completamente sorprendido por la noticia, ya que había pasado mucho tiempo, quizás un siglo, desde que el palacio del Rey del Mar no recibía a mortales.

Ryūjin dio una palmada y llamó a todos sus cortesanos y sirvientes. Dirigiéndose al jefe de todos los peces del mar, le comunicó solemnemente que el nieto de la diosa del Sol, Amaterasu, se dirigía al palacio. Ordenó que se llevaran a cabo todas las ceremonias y que fueran corteses al servir a tan ilustre visitante. Luego, instó a todos a dirigirse a la entrada del palacio para dar la bienvenida al Mikado.

Ryūjin se vistió con sus túnicas ceremoniales y salió para recibirlo. En poco tiempo, la princesa Tayotama y Hohodemi llegaron a la entrada, y el Rey del Mar junto con su esposa realizaron una reverencia profunda, expresándole su agradecimiento por el honor que les otorgaba al visitarlos. Luego, el rey condujo al Mikado hasta la habitación de invitados, asignándole el mejor asiento. —Soy Ryūjin, el Rey Dragón del Mar, y esta es mi esposa. Le agradecemos sinceramente el honor que nos brinda al venir a vernos. —Después, el rey guió a Hohodemi a su asiento y continuó—: Le ruego que siempre nos recuerde.

—¿Entonces es usted Ryūjin, de quien tanto he escuchado hablar? —respondió Hohodemi, saludando ceremoniosamente a su anfitrión—. Debo disculparme por todos los inconvenientes que mi inesperada visita pueda estar ocasionándole. —No tiene por qué agradecérmelo —dijo Ryūjin—. Soy yo quien debe agradecerle por venir. Aunque el palacio del Rey del Mar es un lugar modesto, como puede ver, me sentiré muy honrado si decide prolongar su visita.

Había mucha alegría entre el Rey del Mar y el Mikado, quienes se sentaron y compartieron una conversación prolongada. Después de un rato, Ryūjin dio una palmada y un gran cortejo de peces apareció, todos vestidos con túnicas ceremoniales, llevando en sus aletas varias bandejas con una selección de delicias marinas. Colocaron un festín abundante ante el Rey y su distinguido invitado. Todos los peces que les servían fueron escogidos entre los mejores del mar, creando un espectáculo maravilloso de criaturas del mar que atendían a Hohodemi ese día.

Todos en el palacio se esforzaron por complacerlo y demostrar cuánto apreciaban tenerlo como invitado. Durante la extensa sobremesa, que se prolongó durante horas, Ryūjin solicitó a sus hijas que interpretaran música. Las dos princesas entraron y tocaron el koto, además de cantar y bailar en turnos. El tiempo transcurrió de manera tan agradable que el Mikado parecía haber olvidado momentáneamente el motivo que lo había llevado hasta allí. Se dejó llevar por la diversión de tan extraordinario lugar, la tierra de los peces hada. ¿Quién podría haber imaginado un lugar tan maravilloso? Sin embargo, de repente, el Mikado recordó la razón de su visita y se dirigió a su anfitrión:

—Tal vez sus hijas le hayan informado, Ryūjin, que he venido con la esperanza de recuperar el anzuelo de mi hermano, el cual perdí mientras pescaba el otro día. ¿Sería tan amable de preguntar a sus súbditos si alguno lo ha visto? —Por supuesto —respondió el amable rey—, enseguida los llamo y les pregunto. Tan pronto como dio la orden, el pulpo, el atún, la sepia, la anguila, el pez globo, la gamba, la platija y muchos otros peces de variadas especies acudieron, se sentaron ante su rey y se alinearon.

—Nuestro visitante, que está frente a ustedes, es el noble nieto de Amaterasu. Se llama Hohodemi, es el cuarto Mikado, y también se le conoce como Yamasachi Hiko. Mientras pescaba en la costa de Japón, alguien le quitó el anzuelo de su hermano. Ha venido hasta aquí, a nuestro Reino, porque ha pensado que alguno de ustedes podría haber tomado el anzuelo como una travesura. Si alguno lo hizo, devuélvalo de inmediato. Si alguno de ustedes sabe quién es el ladrón, debe revelar su nombre y paradero al instante. Todos los peces se sorprendieron al escuchar estas palabras y quedaron sin habla, observando al Rey Dragón. La sepia se acercó y comentó: —¡Creo que el ladrón fue el besugo! —¿Qué evidencia tienes? —inquirió el rey.

—Desde ayer por la noche, el besugo no ha podido comer nada y parece estar experimentando dolor de garganta. Por esta razón, creo que el anzuelo podría estar en su garganta. ¡Será mejor que lo mande llamar de inmediato! —argumentó la sepia. Todos los peces expresaron su acuerdo. —Es ciertamente extraño que el besugo sea el único pez que no ha acudido a nuestra convocatoria. Llámenlo y pregúntenle al respecto. Entonces verán que somos inocentes. —Sí —afirmó el rey—, resulta extraño que el besugo no haya venido, ya que debería haber sido el primero en hacerlo. ¡Vayan y búsquenlo!

Sin esperar la orden del rey, la sepia se dirigió al refugio del besugo y lo trajo consigo hasta el salón del trono. El besugo se sentó, visiblemente asustado y enfermo. Claramente sufría, ya que su rostro, normalmente rojizo, estaba pálido, y sus ojos apenas entreabiertos. Además, había perdido considerable peso. —¡Responde, besugo! —exclamó el rey—. ¿Por qué no has acudido cuando te llamamos? —Llevo enfermo desde ayer —contestó el besugo—; por eso no pude venir.

¡No digas más! —rugió Ryūjin, enfadado—. Tu enfermedad es el castigo de los dioses por haber robado el anzuelo del Mikado. —¡Así es! —asintió el besugo—. El anzuelo sigue en mi garganta, y todos mis intentos por sacarlo han sido infructuosos. No puedo alimentarme y apenas puedo respirar; en todo momento siento que me ahogo, y a veces experimento mucho dolor. No tenía la intención de robar su anzuelo. Descuidadamente, mordí el cebo que vi en el agua, y el anzuelo se soltó, clavándose en mi garganta. Por todo ello, espero que me perdone.

La sepia se adelantó entonces y le dijo al rey: —Tiene razón. Puede ver que el anzuelo aún sobresale de la garganta del besugo. Espero poder sacarlo en presencia del Mikado para devolvérselo. —¡Oh, date prisa y sácalo! —exclamó el besugo, sintiendo cómo el dolor regresaba en su garganta—. Quiero devolvérselo cuanto antes al Mikado. —Muy bien, besugo —dijo su amiga la sepia. Abriendo la boca del besugo tanto como pudo y colocando uno de sus tentáculos en la garganta, extrajo rápidamente el anzuelo de la amplia boca del paciente. Después, lo limpió y se lo llevó al rey.

El-alegre-cazador
Ryūjin tomó el anzuelo y lo devolvió respetuosamente a Hohodemi, quien no podía contener su alegría al recuperar la valiosa pieza. Agradeció muchas veces al Rey del Mar, con el rostro iluminado por la gratitud, expresándole que el final feliz de su aventura se debía a la sabia autoridad y amabilidad de Ryūjin. Aunque tenía la tentación de castigar al besugo, Hohodemi le suplicó que no lo hiciera, ya que, al haber recuperado su anzuelo perdido, no deseaba causarle más problemas al pobre pez.

Si bien el besugo había tomado el anzuelo, ya había sufrido lo suficiente por ello. Su acción fue producto de un descuido y no de malicia. El Mikado se sentía culpable, reconociendo que si hubiera sabido pescar adecuadamente, nunca habría perdido el anzuelo. Todos sus problemas surgieron de la creencia errónea de que podía realizar una tarea sin el entrenamiento adecuado. Por tanto, suplicó al Rey del Mar que perdonara a su súbdito.

¿Quién podría resistirse a las súplicas de un juez tan sabio y compasivo? Ryūjin perdonó a su súbdito de inmediato, atendiendo a la petición de su ilustre invitado. El besugo estaba tan feliz que agitó sus aletas en señal de alegría, y él y los demás peces se retiraron de la presencia del rey, alabando las virtudes de Hohodemi.

Con el anzuelo recuperado, el Mikado ya no tenía asuntos pendientes en Ryūgū-jō y estaba ansioso por regresar a su propio reino para reconciliarse con su enfadado hermano, Umisachi-hiko. Sin embargo, el Rey del Mar, quien había llegado a apreciarlo y deseaba tenerlo como hijo, le rogó que no se marchara tan pronto y que hiciera del palacio del Rey del Mar su hogar todo el tiempo que deseara. Aunque Hohodemi vacilaba, las dos encantadoras princesas, Tayotama y Tamayori, entraron. Con reverencias y palabras dulces, se unieron a su padre para persuadirlo. Así que, para no parecer ingrato, se vio obligado a quedarse por un tiempo.

Entre el Reino del Mar y Japón, el paso del tiempo era igual, y el Mikado descubrió que tres años transcurrieron velozmente en esa tierra encantadora. Los años parecen volar cuando se es verdaderamente feliz. Aunque las maravillas de ese reino parecían renovarse cada día, y la hospitalidad del Rey del Mar parecía aumentar en lugar de disminuir, Hohodemi sentía cada vez más nostalgia por su hogar a medida que pasaban los días. Aunque no podía dejar de maravillarse ante las maravillas de ese lugar encantado, una gran ansiedad lo embargaba por conocer lo que había sucedido en su casa, su país y con su hermano mientras él estaba ausente.

Finalmente, se acercó al Rey del Mar y expresó: —Mi estancia aquí ha sido feliz, y le agradezco mucho su amabilidad. Sin embargo, gobierno Japón y, por muy agradable que sea este lugar, no puedo permanecer alejado de mi país para siempre. Además, debo devolverle el anzuelo a mi hermano y pedirle perdón por la demora. Aunque lamento separarme de ustedes, no puedo evitar que llegue este momento. Con su permiso, me marcharé hoy. Espero volver pronto. Por favor, comprendan que no puedo prolongar mi estancia por más tiempo. Ryūjin se entristeció profundamente ante la idea de perder al amigo que tanto apreciaba, y sus lágrimas caían como una catarata.

—Lamentamos, sin duda, separarnos de usted, Mikado, ya que hemos disfrutado mucho de su estancia con nosotros. Ha sido nuestro invitado más noble y honorable, y le hemos recibido de corazón. Comprendo que, al gobernar Japón, debe estar allí y no aquí, y no serviría de nada que intentemos retenerlo por más tiempo, por más que nos gustaría que se quedase. Espero que no nos olvide. Extrañas circunstancias nos han unido, y confío en que nuestra amistad entre la Tierra y el Mar perdure y crezca cada vez más.

Cuando el Rey del Mar terminó de hablar, se volvió hacia sus dos hijas y les pidió que trajeran las dos Joyas de la Marea del Mar. Las dos princesas hicieron una reverencia, se levantaron y se deslizaron fuera de la sala. En pocos minutos, regresaron, cada una sosteniendo una brillante gema que llenaba la habitación de luz en sus manos. Al observarlas, el Mikado se preguntó qué podían ser. El Rey del Mar las tomó y se dirigió a su invitado:

—Estos dos valiosos talismanes los hemos heredado de nuestros ancestros. Ahora se los damos como regalo de despedida, como muestra de nuestro gran afecto por usted. Estas dos gemas se llaman nanjiu y kanjiu. Hohodemi hizo una reverencia. —Nunca podré agradecerles lo suficiente su amabilidad. ¿Y aún quieren incluir otro favor y decirme qué son estas gemas y qué debo hacer con ellas?

El nanjiu —respondió el Rey del Mar— también se conoce como la «Joya de la Inundación», y quien la tenga puede ordenar al mar que entre e inunde la tierra cuando quiera. El kanjiu es la «Joya de la Marea», y puede controlar el mar y las olas, e incluso detener un tsunami.

Entonces, Ryūjin enseñó a su amigo cómo usar los talismanes y se los entregó. El Mikado era muy dichoso por tener estas dos gemas maravillosas como recuerdo del viaje, pues sentía que lo protegerían en caso de peligro ante cualquiera de sus enemigos. Después de volver a agradecer a su amable anfitrión varias veces, se preparó para partir. El Rey del Mar y las dos princesas, Tayotama y Tamayori, y todos los habitantes del palacio salieron a despedirse. Antes de irse, Hohodemi salió por la puerta y pasó por delante del pozo de felices recuerdos que estaba a la sombra de los árboles katsura de camino a la playa.

Allí encontró, en vez de la extraña cesta en que había llegado, un gran cocodrilo que lo esperaba. Nunca había visto uno tan enorme. Medía ocho codos de largo desde la punta de su cola hasta el final de su larga boca. El Rey del Mar había ordenado al monstruo que llevara al Mikado de vuelta a Japón. Como la maravillosa cesta que había hecho Shiwozuchino Okina, el anciano, el animal podía viajar más deprisa que ningún barco de vapor. De esta extraña manera, cabalgando a lomos de un cocodrilo, Hohodemi volvió a su propio reino.

Al ver a su hermano menor, Umisachi-hiko sintió una mezcla de sorpresa y preocupación. Escuchó atentamente la historia de las aventuras de Hohodemi en el Reino del Mar, su encuentro con el Rey Dragón y las dos princesas, y finalmente, la recuperación del anzuelo perdido. La historia le llegó como un relato sorprendente y maravilloso, pero al mismo tiempo, la culpa y el miedo se apoderaron de su corazón al darse cuenta de que su hermano había regresado.

Hohodemi le entregó el anzuelo con respeto y humildad, pidiendo perdón por la pérdida y asegurándole que no había sido su intención causarle problemas. Umisachi-hiko, sin embargo, se encontraba atrapado entre sus propias acciones egoístas y la presión de enfrentarse a las consecuencias.

Después de un momento de silencio tenso, Umisachi-hiko finalmente habló: —Hermano, no puedo negar que usurpé tu lugar y disfruté de la posición que tú deberías haber ocupado. Pero ahora que has vuelto y has recuperado el anzuelo, entiendo que ha llegado el momento de enfrentar las consecuencias de mis acciones. Perdóname por mi traición y egoísmo. Estoy dispuesto a hacer lo que sea necesario para reparar el daño que he causado.

Hohodemi, con compasión en su corazón, aceptó las disculpas de su hermano y le aseguró que la familia era más importante que cualquier reino o riqueza. Juntos, decidieron trabajar juntos para reconstruir la armonía en su hogar y restaurar la justicia en la Tierra. Umisachi-hiko simuló un acto de perdón, ya que no encontraba otra razón para distanciarse de su hermano. En su interior, solo albergaba ira, y la semilla del odio crecía sin cesar, oscureciendo su percepción. Su determinación de apartar a su hermano se intensificaba, hasta llegar al punto en que ni siquiera podía soportar su presencia. Comenzó a trazar planes y a buscar la ocasión propicia para poner fin a su vida.

En cierto día, mientras el Mikado paseaba entre los campos de arroz, su hermano lo acechaba con una daga en mano. Hohodemi comprendía que su hermano ansiaba su muerte y presentía que se aproximaba el momento de emplear las gemas como defensa.

Con un gesto, extrajo la Joya de la Inundación de su vestimenta y la elevó hasta su frente. De inmediato, olas tumultuosas del mar se precipitaron sobre los campos y las granjas, alcanzando el punto donde su hermano se encontraba. Umisachi-hiko quedó atónito y aterrado al presenciar el acontecimiento. En cuestión de minutos, se debatía entre las aguas, suplicando a su hermano que lo librara de la inminente amenaza de ahogamiento. Fue entonces cuando él mismo desenterró la Joya de la Inundación de su propia vestimenta.

El-alegre-cazador

Hohodemi, poseedor de un corazón compasivo, no podía soportar ver a su hermano en apuros. En ese instante, guardó la Joya de la Inundación y extrajo la Joya de la Marea. Al colocarla en su frente, el mar retrocedió a su posición original, disipándose las inundaciones. Los campos, las granjas y la tierra recobraron su estado original.

Umisachi-hiko rememoraba con temor la proximidad de la muerte que había enfrentado. Al mismo tiempo, quedaba asombrado por las prodigiosas habilidades de su hermano. Reconoció que había cometido un error fatal al oponerse a él, pues, a pesar de su juventud, Hohodemi se había vuelto tan formidable que podía controlar las mareas del mar. Sintiéndose humillado, Umisachi-hiko se postró ante Hohodemi, suplicándole perdón por todas las maldades que le había infligido. En un gesto de reconciliación, Umisachi-hiko se comprometió a devolverle sus derechos, jurando elevar a Hohodemi como su superior. Aunque por nacimiento era el hermano menor y le debía lealtad, Umisachi-hiko prometió arrodillarse ante Hohodemi como el Señor de todo Japón.

Entonces, Hohodemi propuso perdonar a su hermano siempre y cuando este renunciara por completo a cualquier mal que pudiera albergar. Umisachi-hiko aceptó el compromiso y se estableció la paz entre los dos hermanos. A partir de ese momento, cumplió su palabra y se transformó en un hombre honorable y un hermano compasivo.

Bajo el gobierno del Mikado, el reino prosperó sin conflictos familiares, y Japón experimentó una larga y apacible época de paz. Entre todos los tesoros que poseía, el Mikado valoraba especialmente las gemas otorgadas por Ryūjin, el Rey Dragón del Mar. Así concluyó con felicidad la historia de Yamashi-hiko y Umisachi-hiko.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 − uno =