El Joven Urashima

Urashima-y-la-tortuga
Al caer el crepúsculo sobre la aldea de Mizunce, en la provincia de Tango, un joven pescador de la localidad llamado Urashima arrastraba su barca hasta la playa después de una jornada extensa de pesca. A pesar de su juventud, su habilidad en la navegación y el manejo del anzuelo se equiparaba a la de los pescadores más experimentados de la aldea. Incluso en días en que el mar parecía estar vacío de peces y los mayores se lamentaban de la temporada pobre y desfavorable, Urashima nunca regresaba sin algo que compensara el esfuerzo de su día de trabajo.

Un día, después de asegurar cuidadosamente su barca en la arena, Urashima se encaminó hacia su casa llevando consigo la pesca del día. De repente, su atención fue captada por un animado círculo de niños que causaban un gran revuelo en el área donde las rocas cedían paso a la arena. Los niños parecían estar golpeando sin piedad a algo que se encontraba en medio de ellos. Al acercarse, Urashima observó que el objeto de los golpes era una gran tortuga.

—Ahora me toca a mí tocar el tambor —gritó uno de ellos y golpeó el caparazón de la enorme tortuga con un palo. —¡Ahora es mi turno! —exclamó otro, mientras un látigo de hierbas y algas marinas silbaba en el aire. —¡Todos juntos ahora! —chillaron, y los palos y látigos, uno tras otro, se abatieron sobre el cuerpo del animal. Con su cabeza retraída dentro de su sólido caparazón, la tortuga, demasiado lenta y pesada para escapar de sus jóvenes atormentadores, permanecía quieta, sufriendo los agudos dolores que cada golpe transmitía por su caparazón a todas las partes de su cuerpo.

—¿Qué están haciendo? —gritó Urashima, enfurecido por la crueldad de los niños y por el lastimoso estado de la desamparada criatura—. ¡Deténganse de inmediato! ¿Creen que están haciendo lo correcto al golpear a esta desventurada tortuga? Los chicos no le prestaron atención y, renovando sus golpes sobre el lomo del animal, dijeron: —Esto no te importa a ti, Urashima. La tortuga es nuestra. Nosotros la hemos capturado y podemos hacer con ella lo que se nos antoje.

—Pero no tienen derecho a golpearla —dijo Urashima—. Ella sufre como ustedes sufren. Escuchen, si les doy dinero, ¿me darán la tortuga? —¡Claro que sí! —gritaron todos al unísono—. Si nos das dinero, será tuya de inmediato. Urashima entregó el dinero a los niños, quienes, entre gritos de alegría y risas estridentes por su propia torpeza, se apresuraron corriendo hacia la aldea. Volviéndose hacia la tortuga, Urashima acarició su caparazón y le expresó:

—Muy bien. Si te hubieran golpeado un poco más, tu vida habría estado en serio peligro. ¿Qué te trae por aquí, amigable criatura? En lo sucesivo, por favor, procura ser más cuidadosa al elegir tu camino fuera de tu mar nativo. Luego, Urashima tomó a la tortuga en sus brazos y caminó con ella hacia la orilla del mar. Parado en el agua hasta las rodillas, la liberó en las claras aguas azules y la observó deleitarse, nadando y sumergiéndose en las olas que rodeaban sus pies. Con una expresión de agradecimiento hacia su bienhechor, la tortuga se adentró en el mar hasta que desapareció de la vista.

El siguiente episodio ocurrió tres o cuatro días después. La mañana estaba cálida y sin viento, sin otro sonido que el chillido distante de alguna gaviota en vuelo. Urashima, sentado en su barca alejada de la costa, con la mente tan serena como la cuerda que atravesaba la superficie tranquila del mar, fue repentinamente interrumpido por una voz tan melodiosa como el tintineo de una campana de templo.

¡Urashima San, Urashima San! —¡Ah! Ese sin duda es mi nombre. Parece como si alguien me estuviera llamando. Pero, ¿quién podría ser? Estoy solo y fuera del alcance de la tierra. Seguramente estoy soñando —pensó para sí Urashima, y volvió a dirigir su mirada al anzuelo. —¡Urashima San, Urashima San! —volvió a llamar la voz. En este momento, ya no podía haber duda; era su propio nombre el que resonaba en el aire. Volviéndose rápidamente, vio a su amiga, la tortuga, con la cabeza asomando sobre las aguas cristalinas cerca de su barca.

—¿Fuiste tú quien me llamaba hace poco, Tortuga? —preguntó Urashima, sorprendido. —Sí, querido amigo, era yo —respondió la tortuga—. He venido para agradecerte la gran bondad que mostraste hacia mí el otro día, y para expresarte mi gratitud y respeto como a mi protector, porque eso es lo que eres para mí. —No fue gran cosa, en realidad —dijo Urashima—. Es un incidente insignificante que no merece que me agradezcas de esa manera tan afectuosa. Pero por favor, ten cuidado y no te alejes demasiado de tu hogar. Puede ser peligroso, y siempre hay quienes desean hacerte daño.

¡Oh, qué sabio eres, Urashima! —respondió la tortuga con melancolía—. La rana debe quedarse en su charca y la cigarra en la copa de su árbol. Fui una tonta, pero he aprendido la lección, y de ahora en adelante me quedaré siempre en mi océano. Urashima, tengo algo que preguntarte. ¿Alguna vez has oído hablar del palacio de la princesa del dragón?

—He escuchado algo acerca de ese palacio —contestó Urashima—. Pero nada sobre la princesa del dragón, y tampoco he visto su palacio. —Entonces, tengo un regalo especial para ti, Urashima —anunció la tortuga—. Quiero invitarte al palacio de la princesa del dragón. —¿En verdad conoces personalmente a la princesa del dragón? —preguntó Urashima asombrado.

—No solo tengo el honor de conocer a su alteza muy bien —respondió la tortuga con la dignidad que le correspondía—, sino que también soy una de sus principales asistentas. Le he contado a mi señora cómo me salvaste la vida, y ella está ansiosa por conocerte y expresarte personalmente su gratitud. Así que, Urashima, ¿te unes a nosotros?

Urashima, aún sorprendido por este encuentro inesperado, respondió con cierta vacilación: —Por supuesto que sería un gran honor conocer a una princesa tan famosa. Pero, ¿dónde se encuentra su palacio? ¿Cómo puedo llegar allí? Y, ¿realmente quiere ella conocer a un simple pescador como yo?

Urashima, como te mencioné antes, mi señora está deseando agradecerte personalmente. Ha sido ella quien me pidió que te buscara y te extendiera la invitación. En cuanto a llegar allí, no te preocupes. Te llevaré en mis lomos y nadaremos juntos por las sendas del mar que conducen al palacio de mi señora. Será un viaje maravilloso, y estaremos allí en un abrir y cerrar de ojos. ¡Vamos, Urashima!

Dicho esto, la tortuga nadó hacia él, deteniéndose junto a la barca de Urashima. Las palabras de la tortuga disiparon las dudas del joven, quien de un salto se subió al caparazón de la tortuga. Inmediatamente, esta comenzó a nadar rápidamente a través del apacible mar, dirigiéndose hacia una roca que parecía haber emergido en ese momento, ya que Urashima nunca la había visto antes y gradualmente se hacía más grande.

De repente, la tortuga se sumergió con gracia y majestuosidad, moviéndose a una velocidad sorprendente en las verdes profundidades del mar. A medida que se sumergían más, peces hermosos y nobles los acompañaban en el viaje.

En primer lugar, un destacamento de peces espada nadaba delante de ellos, abriendo paso a través de las profundidades del océano. Detrás de ellos, los caballitos de mar sostenían gallardetes de espuma sedosa en largas hileras. A continuación, un grupo de delfines llevaba en sus lomos peces de diferentes mares cuyas escamas fosforescentes iluminaban el camino con luces multicolores.

El pasillo de la procesión estaba formado por un regimiento de nobles besugos, y en largas filas arriba y abajo nadaban sardinas, tiburones, carpas, peces voladores, peces globo, atunes, sepias, lampreas, caballas y arenques. Por encima de todos ellos, flotaban nubes de medusas transparentes.

Urashima-y-la-tortuga
La cabalgata continuó descendiendo hasta que, como un destello, apareció el castillo, iluminado por miles de burbujas de espuma iridiscentes. Ante los ojos de Urashima se alzaban dos enormes puertas resplandecientes con colores brillantes que emanaban de las ondulaciones del mar, y alrededor de cuyos pórticos nadaban toda clase de peces y criaturas extrañas.

La tortuga se detuvo frente a las puertas y suavemente se posó en el lecho del mar, permitiendo que Urashima descendiera de su caparazón. —Por favor, ten la amabilidad de esperar aquí unos minutos —dijo la tortuga. Con eso, nadó a través de las puertas y desapareció de la vista de Urashima. El animal regresó casi de inmediato a donde el joven estaba sentado, absorto en la contemplación de las maravillas que le rodeaban.

—En nombre de mi graciosa señora, la princesa del dragón, te doy la bienvenida a su augusto palacio —declaró la tortuga con voz solemne—. Mi señora está ansiosa por recibirte. Sube de nuevo a mis lomos, Urashima, y te llevaré ante su majestuosa presencia.

Con el corazón latiéndole fuertemente, Urashima subió al enorme caparazón de su amiga, que lo transportó a través de las magníficas puertas. Una vez dentro, se encontró en un paraíso donde todos los arcoíris del mundo parecían tener su origen y fin. Ante él se perfilaba el contorno de un palacio de magnífico esplendor, con torres, torretas y pagodas que se proyectaban hacia arriba, hacia la lejana superficie del mundo.

A medida que se acercaba, Urashima notó que lo que había tomado por una profusión de capullos y flores eran, en realidad, hileras de hermosas doncellas ataviadas con ricos vestidos de brocado. Cada una de ellas era asistida por un paje igualmente apuesto, sosteniendo un abanico ornamental sobre su cabeza.

Observando más de cerca, notó que cada doncella llevaba brillantes bandas de algas y anémonas marinas entre sus altos trenzados. Frente a ellas, anidaban jóvenes besugos en las ondas de su cabello, mientras que entre los elevados moños de los pajes, decorados con cintas, pequeños calamares y pulpos movían sus tenues extremidades.

Al detenerse debido al arrobado encantamiento en el que se encontraba, las filas de asistentes se abrieron en el centro como una ola para dar paso a una mujer de belleza divina que avanzaba lentamente hacia él. Era la afamada y legendaria princesa Oto, la princesa del dragón. Urashima se arrodilló y se inclinó profundamente ante ella.

Urashima-y-la-tortuga
—Bienvenido seas a mi humilde morada —dijo la princesa—, acaso más que cualquier otro visitante del rey, de mi mar y de lugares más allá. Tú, que has salvado la vida de mi querida y apreciada asistenta, tienes una deuda de gratitud eterna conmigo. Mi pueblo y yo nos alegraremos enormemente si nos honras con tu compañía todo el tiempo que desees.

Urashima se inclinó reverentemente una vez más. Luego, se puso de pie y caminó con la princesa por los amplios corredores del palacio, seguidos por las doncellas y los criados. Los suelos estaban cubiertos de ágatas, y columnas emergían para sostener los techos abovedados adornados con coral. Desde las habitaciones a lo largo de los corredores, se escuchaba música que los acompañaba a su paso, mientras que las aguas estaban impregnadas con los más exquisitos perfumes.

En la alcoba a la que finalmente ingresaron, una mesa baja y roja estaba cubierta con un mantel de damasco ricamente elaborado, y dos sillas talladas de la misma viva y roja madera estaban dispuestas. La princesa precedió a Urashima y se sentó con gracia en una de las sillas, invitándolo a sentarse a su lado. —Urashima, después de tu largo viaje debes estar hambriento, así que vamos a comer —dijo la princesa, haciendo un gesto significativo a uno de los sirvientes.

De inmediato, entre las columnas de coral apareció una fila de sirvientes llevando bandejas de oro y platos con los manjares más exquisitos provenientes de los cuatro puntos del océano. Mientras disfrutaban de la comida, las doncellas realizaron danzas de las cortes de reyes antiguos y cantaron melodías de amor de las baladas de antiguos romances, acompañadas por el arpa, la flauta y el tambor.

Terminada la comida, la princesa invitó a Urashima a acompañarla a explorar el palacio. Pasaron por salones con paredes de marfil y mármol azul, jade y ámbar, madera de sándalo y cedro, y suelos de piedra proveniente de canteras de lejanos mares, cuyos colores resplandecían y se mezclaban con los ricos tonos de las paredes. Esculpidos en el techo de cada habitación se encontraban magníficos dragones rojos y dorados, herencia de la dinastía de la princesa Oto.

Finalmente, llegaron a una sala desde la cual se veía un puente rojo arqueado que colgaba sobre una corriente clara como el cristal. La princesa se detuvo y, acercándose a una de las cortinas corredizas de una ventana, dijo: —Por favor, descansa un momento, y en el transcurso de unos pocos minutos te mostraré el escenario de las cuatro estaciones. Primero, observemos a través de la ventana del este.

La princesa corrió la delicada cortina, y ante Urashima se desplegó un paisaje con toda la frescura y el verdor de la primavera. Un huerto de cerezos mostraba sus yemas florecientes, mientras los sauces se inclinaban sobre las aguas del arroyo y cada rama resonaba con la canción de pequeños pájaros cantores. Aunque Urashima sintió el deseo de permanecer allí para siempre, la princesa lo condujo hacia la ventana del sur, la abrió y le indicó que mirara.

De repente, todo el calor del verano estalló ante sus ojos. La fragancia de numerosas gardenias blancas que rodeaban un estanque llenó la habitación. La superficie del estanque estaba cubierta de nenúfares de todos los tamaños que flotaban aquí y allá, con sus pétalos colgando. Los patos de plumas preciosas nadaban sobre la superficie, desplazando los pétalos de las flores como una cascada. Las cigarras llenaban el aire con sus canciones, y las ranas croaban alegremente. Sin embargo, la princesa llevó a Urashima de nuevo a la ventana del oeste y le pidió que mirara.

Ante él se extendía un vasto paisaje incendiado con el rojo otoñal de los plátanos. La tierra de las montañas y colinas, las orillas de los lagos y ríos, los valles y las llanuras, todo estaba cubierto con la alfombra del fuego. El cielo moteado colgaba sobre los picos de las montañas, y el agua de los lagos y ríos resplandecía en el aire otoñal.

Y de manera extraña, aunque el perfume de los crisantemos impregnaba todo el entorno, no se veían flores. Urashima, perdido en asombro, fue devuelto a la realidad por la voz de la princesa, que ahora le pedía que se acercara a la ventana del norte. Cuando ella corrió las cortinas, Urashima quedó boquiabierto.

Era invierno y todo estaba cubierto por una alfombra de nieve. El crepúsculo se cernía sobre el helado estanque donde las grullas dormían sobre una sola pata. Los juncos y cañas crujían con el viento que soplaba y cesaba repentinamente. Los árboles, arbustos y matorrales estaban cubiertos de nieve, con puntas de hielo colgando de las ramas y hojas. El ciervo cornudo vagaba bajo el frío entre los pinos erguidos, mientras que los osos pardos, contrastando su piel con el blanco invierno, cenaban con cortezas de árbol.

El deleite de Urashima no conocía límites. Cualquier pensamiento de regresar a su casa había abandonado su corazón. Su único deseo era permanecer para siempre con la princesa Oto en esta tierra encantada y mágica. Mes tras mes, Urashima vivió inmerso en este hechizo. Cada día le traía nuevas maravillas para deleitarlo, y cada noche, nuevos milagros para entretenerlo. No sabía cuánto tiempo había pasado allí, ni le importaba mucho.

Pero un día, de repente, pensamientos sobre sus padres comenzaron a inquietarlo. Se volvió silencioso y melancólico, muy diferente de su anterior alegría y felicidad. Un día, la princesa le preguntó cariñosamente: —Urashima, ¿por qué estás tan triste y distante de mí? ¿Qué te ha ocurrido? ¿Ya no podemos complacerte? Pero Urashima apartó la mirada y no pudo contestar.

La princesa, ahora muy preocupada, intentaba cada día crear nuevos placeres y distracciones aún más grandiosas para él, pero todo era en vano. No importaba el sabor de las comidas exquisitas, la dulzura divina de las voces de los cantores, la gracia de los bailarines ni los encantos de la princesa; Urashima rechazaba todo con desgana. Finalmente, un día, después de que la princesa le pidiera una vez más que compartiera sus preocupaciones, Urashima se tapó los ojos con la manga de su quimono y respondió:

—Hace ya bastante tiempo que me atormentan sueños acerca de mis padres. Temo por su bienestar y deseo mucho verlos. Al escuchar estas palabras, la princesa lloró amargamente. Profundamente conmovido, Urashima tomó su mano y dijo: —No llores. Lo único que quiero es asegurarme de que mis padres estén bien. Solo te pido que me permitas visitarlos por un corto tiempo, y luego regresaré para vivir feliz contigo por siempre.

La princesa estaba llena de tristeza, pero al ver la infelicidad de Urashima, comprendió que sería aún peor si no lo dejaba partir. —Urashima, a pesar de la gran pena que esto me causa, lo entiendo. Por favor, ve a verlos. Pero antes de que te vayas, hay algo que quiero que lleves contigo.

Dicho esto, la princesa desapareció en una habitación interior y regresó casi al instante con un cofre de oro atado con cordoncillos rojos. La joven se inclinó reverentemente y colocó el cofre frente a Urashima, quien lo tomó con ambas manos y se lo llevó a la cabeza como gesto de aceptación.—Urashima, este cofre es especial, muy especial —dijo la princesa Oto—. Contiene un tesoro de incalculable valor, pero es mejor que no lo vean ojos curiosos. Lo llamamos el «don del adiós», y aquí te lo entrego con mi sincero deseo de que vuelvas pronto. Vete ya, Urashima, que todos estaremos esperando ansiosos tu regreso.

La princesa se inclinó una vez más y dio unos cuantos pasos, tratando de ocultar sus ojos tras las mangas de su vestido, pero incapaz de contener sus lágrimas. Urashima también se sentía muy triste al pensar en dejar a su hermosa princesa, pero sabiendo que no era apropiado mostrar sus sentimientos ante ella, respondió valientemente: —Me voy, mi princesa. Guardaré celosamente el don de despedida que me has entregado hasta mi regreso. Mis ojos nunca verán su contenido. Lo único que deseo verdaderamente es contemplar nuevamente tu rostro.

El joven miró el cofre con tanta intensidad que la princesa comprendió que también estaba luchando por contener las lágrimas. —Un día volverás a mí, Urashima —dijo la princesa—, y siempre estaré esperando ese día. Ten mucho cuidado con mi don, él te llevará sano y salvo a tu hogar a través del mar. Pero recuerda, Urashima, por tu bien y el mío, nunca abras el cofre. Se me parte el corazón al pensar en lo que podría suceder si desoyes mi advertencia. Que estas sean mis últimas palabras para ti, Urashima. Adiós.

La princesa estaba demasiado apenada para verlo salir por las puertas. Se quedó donde estaba y lo observó alejarse lentamente, dirigiéndose hacia donde su amiga, la tortuga, lo esperaba pacientemente. Urashima subió a lomos del animal y este comenzó a nadar lentamente a través de las aguas profundas. Con vehemencia y tristeza, Urashima miró el lugar que contenía todo lo que más amaba, hasta que dicho lugar se redujo y finalmente desapareció.

Pronto, el verde dio paso al azul intenso hasta que finalmente alcanzaron la superficie, montados en la cresta de una enorme ola que los llevó hacia adelante a gran velocidad. Continuaron nadando en silencio hasta que finalmente divisaron una playa arenosa y baja. De repente, el corazón de Urashima empezó a latir violentamente porque ahora estaba, por fin, en su hogar.

¡Qué bienvenida le esperaba! ¡Cuántas maravillas tendría para contar! La tortuga se dirigió hacia la orilla, donde Urashima pudo descender fácilmente de sus lomos. Mientras él permanecía de pie en el agua, con su valioso don firmemente en sus manos, la tortuga se deslizó suavemente mar adentro y se volvió para decir: —Urashima, ¡adiós, hasta pronto! Por favor, cuídate mucho. Estaré esperándote pacientemente para llevarte de vuelta a tu hogar bajo el agua. ¡Adiós!

La tortuga giró su enorme cuerpo y, sin agregar palabra o mirada, comenzó a nadar rápidamente. Urashima observó a su querida amiga alejarse hasta que desapareció en la distancia. Su corazón estaba entristecido y una profunda melancolía se apoderó de él. Se volvió para mirar su tierra natal con un espíritu conmovido.

Pronto, el verde dio paso al azul intenso hasta que finalmente alcanzaron la superficie, montados en la cresta de una enorme ola que los llevó hacia adelante a gran velocidad. Continuaron nadando en silencio hasta que finalmente divisaron una playa arenosa y baja. De repente, el corazón de Urashima empezó a latir violentamente porque ahora estaba, por fin, en su hogar.

¡Qué bienvenida le esperaba! ¡Cuántas maravillas tendría para contar! La tortuga se dirigió hacia la orilla, donde Urashima pudo descender fácilmente de sus lomos. Mientras él permanecía de pie en el agua, con su valioso don firmemente en sus manos, la tortuga se deslizó suavemente mar adentro y se volvió para decir:

Urashima, ¡adiós, hasta pronto! Por favor, cuídate mucho. Estaré esperándote pacientemente para llevarte de vuelta a tu hogar bajo el agua. ¡Adiós, Urashima! La tortuga giró su enorme cuerpo y, sin agregar palabra o mirada, comenzó a nadar rápidamente. Urashima observó a su querida amiga alejarse hasta que desapareció en la distancia. Su corazón estaba entristecido y una profunda melancolía se apoderó de él. Se volvió para mirar su tierra natal con un espíritu conmovido.

En ese instante, una mujer mayor, cuya espalda se alineaba con el nivel del suelo de la calle, se aproximó cojeando hacia Urashima, quien le planteó inquietudes: —Abuela, ¿dónde se encuentra la residencia de Urashima? ¿Qué ha sucedido con su familia? ¿Cuál es su paradero? Por favor, dime —suplicó. La anciana alzó la cabeza para observar a Urashima. Después de examinarlo detenidamente durante un prolongado periodo, expresó:

—¿Urashima, mencionas? Nunca he escuchado ese nombre. He vivido aquí durante ochenta años y nunca he conocido a alguien con ese nombre. Urashima se inquietó considerablemente y exclamó en voz alta: —Pero este es el lugar donde solían residir. Y nadie lo sabe mejor que yo. Seguro que has oído hablar de ellos.

La anciana guardó silencio por un tiempo. Parecía que muchas cosas estaban en conflicto en su envejecida mente. Finalmente, asintió y musitó a Urashima: —Ese nombre me suena de cuando era niña, creo. ¿No era el joven que cruzó el océano montado en el caparazón de una tortuga y nunca regresó? ¿No es parte de la leyenda? Se decía que lo llevaron al palacio de la princesa del dragón y que quedó prisionero allí. Pero no estoy segura. Ha pasado tanto tiempo desde entonces… Como te mencioné, escuché la historia en mi infancia, y al parecer, todo eso ocurrió hace aproximadamente trescientos años.

Urashima apenas podía contener su asombro y dolor al comprender la situación. —¡Trescientos años! ¡Trescientos años! —murmuró Urashima para sí mismo—. Yo pensaba que solo habían pasado tres años. Parece que por cada año que soñé, han transcurrido cien años. Esto lo explica todo: la muerte de mis padres, la ruina de nuestra casa, la aldea irreconocible. ¡Oh! ¿Qué puedo hacer?

Y se sumió en un llanto amargo. Después de un tiempo, sus pensamientos volvieron a su princesa y a su nuevo hogar bajo el mar. Ahí residía su única esperanza. Corrió frenéticamente hacia la playa y escudriñó el mar en busca de alguna señal de la tortuga. Pero no vio nada.

¡Tortuga, tortuga San! ¿Dónde estás? Quiero que vengas enseguida. ¡Ven aquí! —gritó. Sin embargo, la única respuesta fue el sonido del mar al retirarse y volver a avanzar. Desesperado, se sentó y colocó el cofre que llevaba bajo el brazo frente a él. Al percatarse de su presencia, exclamó lleno de júbilo: —Sin duda, su regalo me brindará ayuda. Habrá indicaciones adentro que me guiarán sobre cómo regresar a mi amada princesa.

Ignorando la advertencia de la princesa, desató con ansias los nudos y levantó la tapa con manos temblorosas. Una nube de color púrpura emanó del cofre y envolvió por completo a Urashima. Cuando la bruma se disipó, Urashima notó con horror que había experimentado un cambio terrible. Su rostro fresco y joven ahora estaba surcado de líneas y arrugas; sus ojos brillantes se habían oscurecido y nublado; su cabello se volvió blanco como la nieve y escaso.

Urashima-y-la-tortuga
Los calambres sometieron a sus dedos, y el dolor invadió sus piernas, ahora delgadas y marcadas por gruesas venas. Intentó ponerse de pie, pero los incontables años afligían a todo su cuerpo. Se dio cuenta de que estaba anclado a la arena, ya que su espalda se inclinaba en un ángulo recto, similar a la anciana de antes, y no podía enderezarse.

¡Oh! ¿Qué he hecho? Olvidé tus advertencias, mi amada princesa, y abrí audazmente el cofre. Ahora comprendo por qué me advertiste. Encerraste mi juventud en esta caja, y soy el único responsable de su pérdida. Todo ha llegado a su fin, todo ha llegado a su fin —se lamentó. Las lágrimas rodaban por sus mejillas. Con sus ojos casi ciegos, miró hacia el mar, pero no pudo distinguir nada en él, y solo el mar resonó con él en su pesar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − doce =