Onibaba en el Bosque Adachigahara

Adachigahara
En las vastas llanuras de Adachigahara, en la provincia de Mutsu, Japón, se tejía una leyenda oscura acerca de un Oni caníbal que adoptaba la forma de una anciana. Este lugar, envuelto en un aura de misterio, ganó la reputación de ser un territorio encantado donde los viajeros desaparecían sin dejar rastro. La anciana, con su apariencia inocente, rondaba los braseros de carbón durante las noches, acechando a nuevas víctimas y sembrando el temor entre aquellos que se aventuraban por la región.

Las escalofriantes historias contadas por las chicas que lavaban el arroz en los pozos por las mañanas contribuían a avivar la leyenda. Relataban cómo los viajeros eran atraídos hacia la cabaña del Oni, donde, según los rumores, eran devorados por esta criatura que solo se alimentaba de carne humana. La precaución se volvió imperativa: evitar el lugar encantado después del ocaso se convirtió en una norma no escrita entre los habitantes locales, y los viajeros eran advertidos sobre el peligro inminente.

Un día, al caer el sol, un sacerdote, vestido con la túnica de un peregrino budista, llegó a la llanura. Se trataba de un viajero tardío, perdido y sin guía en un entorno desconocido. La noche se cernía sobre él, y la búsqueda de refugio se volvía imperativa. Fatigado y hambriento, el sacerdote vislumbró una débil luz a lo lejos, entre un grupo de árboles, y encaminó sus pasos hacia ella con la esperanza de encontrar resguardo.

Adachigahara

¡Oh, seguro que es una cabaña donde puedo quedarme durante la noche! —exclamó con alegría. Sosteniendo la luz ante sus ojos, arrastró sus cansados y doloridos pies tan rápido como pudo hasta el lugar, y pronto llegó a una pequeña cabaña de mal aspecto. Conforme se acercaba, vio que estaba cayéndose a pedazos, con la valla de bambú rota y las malas hierbas amenazando con invadirla. Los shōji estaban llenos de huecos, y las vigas de la casa estaban dobladas por la edad, apenas sosteniendo el viejo techado de paja. Estaba abierta, y a la luz de una vieja linterna pudo ver a una anciana sentada, tejiendo con dedicación. El peregrino la llamó desde el otro lado de la valla de bambú.

¡Anciana, buenas tardes! ¡Soy un viajero! Por favor, perdóneme, pero me he perdido y no sé qué hacer, pues no tengo donde dormir esta noche. Le suplico que se apiade de mí y me permita pasar la noche bajo su techo. En cuanto lo oyó, dejó de tejer, se levantó y se acercó al intruso. —Lo lamento mucho. Sin duda, debe estar preocupado por haberse perdido en un lugar tan desolado a estas horas de la noche. Por desgracia, no puedo ofrecerle nada, pues no tengo ninguna cama libre ni ninguna habitación para huéspedes en este lugar tan pobre.

—No importa en absoluto —expresó el sacerdote—. Todo lo que busco es resguardo bajo un techo durante la noche, y me conformo con poder recostarme en el suelo de la cocina. Le agradecería mucho. Estoy demasiado fatigado para intentar seguir caminando esta noche, así que espero que no me rechace; de lo contrario, me veré obligado a dormir a la intemperie en la fría llanura. —Con estas palabras, el sacerdote ejerció presión sobre la anciana para que le permitiera quedarse. Aunque parecía indecisa, al final accedió:

—Está bien, puede quedarse aquí. Mi bienvenida será modesta, pero entre y encenderé un fuego, ya que hace bastante frío esta noche. El peregrino se alegró de seguir el consejo de la anciana. Se descalzó y cruzó el umbral de la cabaña. La anciana tomó unos trozos de madera y avivó las llamas, indicándole a su invitado que se acercara a calentarse. —Debe de estar hambriento después de su largo viaje —comentó la anciana—. Voy a prepararle algo para comer. —Se encaminó a la cocina y cocinó un poco de arroz.

Una vez que el sacerdote terminó su comida, ambos se sentaron junto a la hoguera y conversaron animadamente. El peregrino se sintió afortunado de toparse con una anciana tan amable y hospitalaria. Con el paso del tiempo, la madera se consumió y, a medida que el fuego menguaba, el frío volvió a apoderarse de la estancia, tal como cuando él había llegado. —Observo que tiene frío —comentó la anciana—. Iré en busca de más leña, ya que hemos agotado la que teníamos. Por favor, quédese aquí y vigile la casa mientras estoy fuera.

—No, no es necesario —respondió el peregrino—. Permítame encargarme yo mismo, ya que usted es una anciana. No puedo permitir que salga a buscar leña para mí en esta noche tan fría. —Quédese tranquilo, es mi huésped —insistió la anciana, negando con la cabeza. Luego se puso de pie y salió. Regresó apenas un minuto después y advirtió: —Por favor, quédese sentado y no se mueva. Bajo ninguna circunstancia se le ocurra acercarse a la habitación interior, y mucho menos asomarse. ¿Entendido?

—Claro, si usted dice que no debo entrar a la habitación interior, lo respetaré —aseguró el sacerdote, visiblemente desconcertado. La anciana se retiró nuevamente, dejando al sacerdote solo. La llama del fuego se había extinguido, y la tenue luz que iluminaba la cabaña provenía de una lámpara débil. Por primera vez esa noche, el sacerdote empezó a sentir una extrañeza en el lugar, y las palabras de la anciana, “haga lo que haga, no mire en la habitación interior”, despertaban su curiosidad y ansiedad.

¿Qué misterio podía ocultarse en esa habitación que ella no deseaba que él viera? Durante un tiempo, la promesa que le hizo a la anciana le impidió ceder a la curiosidad, pero al final, no pudo resistirse y se vio obligado a mirar en ese lugar prohibido.

Se puso de pie y comenzó a desplazarse lentamente hacia la habitación interior, pero la idea de que la anciana se disgustara con él lo frenó. Después de todo, la cortesía hacia el anfitrión le obligaba a respetar las indicaciones de su anfitriona, así que regresó a su posición junto al fuego. El tiempo transcurría lentamente y la anciana no regresaba, lo que aumentaba su inquietud y la curiosidad sobre el oscuro secreto que ocultaba esa habitación. Sentía una necesidad creciente de descubrirlo.

—Ella no sabrá que miré a menos que se lo cuente. Solo echaré un breve vistazo antes de que regrese —se dijo a sí mismo el hombre. Finalmente, se puso de pie, ya que había permanecido sentado durante todo ese tiempo, y se aproximó sigilosamente hacia la zona prohibida. Con manos temblorosas, empujó suavemente la puerta entreabierta y miró al interior. Lo que presenció heló la sangre que corría por sus venas. La habitación estaba repleta de huesos humanos, con las paredes y el suelo manchados de sangre.

En una esquina, cráneos se apilaban hasta el techo; en otra, se acumulaban huesos de brazos; en otra más, montañas de huesos de piernas. El olor nauseabundo le provocó mareos. Se desplomó hacia atrás, horrorizado, y durante un tiempo permaneció en posición fetal en el suelo, lleno de temor. Sus temblores eran constantes, y sus dientes castañeteaban. Incapaz de arrastrarse lejos de ese espantoso lugar, quedó inmovilizado por el miedo.

Adachigahara

¡Esto es espantoso! —exclamó con horror—. ¿En qué guarida del mal he caído durante mis viajes? Que Buda me proteja, o estoy condenado. ¿Podría ser que esa amable anciana sea en realidad un oni caníbal? ¡Cuando regrese, mostrará su verdadero rostro y me devorará de un solo bocado!

Estas palabras le devolvieron su fuerza y, tomando su sombrero y bastón, salió corriendo de la casa tan rápido como sus piernas le permitieron. A medida que avanzaba en la oscuridad de la noche, su única preocupación era alejarse lo máximo posible de la guarida del oni. No había recorrido mucha distancia cuando escuchó pasos detrás de él y una voz que gritaba: ¡Espera! ¡Espera!

Aumentó su velocidad, corriendo aún más rápido, haciendo caso omiso de las voces que le instaban a detenerse. Mientras avanzaba, notó que los pasos se acercaban, y finalmente reconoció la voz de la anciana, resonando más fuerte a medida que se aproximaba.

¡Detente! ¡Detente, malvado! ¿Por qué miraste en la habitación prohibida? El sacerdote dejó de lado su agotamiento y sus pies se movieron sobre el suelo con una rapidez extraordinaria. El miedo le proporcionó fuerzas, consciente de que si el Oni lo alcanzaba, pronto se convertiría en una de sus víctimas. Con todo su ser, no dejó de recitar la oración dedicada a Buda:

¡Namu Amida Butsu, Namu Amida Butsu! Detrás de él perseguía la horrenda arpía, con su cabello ondeando al viento y su rostro transformándose en la furia de un demonio. Sostenía en su mano un gran cuchillo manchado de sangre, mientras continuaba vociferando: «¡Detente! ¡Detente!».

Finalmente, cuando el sacerdote sintió que sus fuerzas flaqueaban, amaneció, y con la llegada de la luz, el Oni desapareció junto con la oscuridad de la noche. El sacerdote estaba a salvo. Ahora comprendía que se había topado con el temible Oni de Adachigahara, cuya historia había escuchado en ocasiones, pero nunca había creído. Atribuyó su sorprendente salvación a la protección de Buda, a quien había invocado en busca de ayuda. Sacó su rosario y, inclinando la cabeza mientras el sol ascendía en el horizonte, ofreció sus oraciones y agradecimientos con profunda emoción. Luego partió hacia otra región del país, aliviado de dejar atrás aquel lugar encantado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve + dos =