El ingenioso Mono y el astuto Jabalí

El ingenioso Mono y el astuto Jabalí
En la provincia de Shinshin, en Japón, vivía un viajero cuya subsistencia dependía de un pequeño mono con habilidades extraordinarias. Una noche, el hombre llegó a casa de muy mal humor y le dijo a su esposa que llamara al carnicero por la mañana.

—¿Por qué quieres que llame al carnicero? —preguntó ella, desconcertada. —No tiene sentido seguir llevando al mono, es demasiado viejo y olvida sus trucos. Lo golpeo con el bastón de todas las formas que conozco, pero ya no baila adecuadamente. Debo venderlo al carnicero ahora y obtener todo el dinero posible. No hay nada más que hacer.

La mujer sintió mucha lástima por el pobre animalito y suplicó al marido que perdonara al mono, pero fue en vano, ya que él estaba decidido a venderlo al carnicero. El mono, sin embargo, estaba en la habitación contigua y escuchó toda la conversación. No tardó en comprender que iban a matarlo, y se dijo: —¡Qué monstruo es mi señor! Yo, que le he servido fielmente durante años, y en vez de permitirme acabar mis días cómodos y en paz, va a dejar que me mate el carnicero, y mi pobre cuerpo será asado, guisado y comido. ¡Qué horror! ¡¿Qué puedo hacer?! ¡Ah! ¡Qué idea más brillante! Hay, como bien sé, un jabalí salvaje que vive en el bosque cercano. He oído hablar de su sabiduría. Quizás, si voy y le cuento el problema en el que me encuentro, me dé algún consejo. Iré y lo intentaré.

No había tiempo que perder. El mono se escapó de la casa y corrió cuanto pudo para encontrar al jabalí. Este estaba en casa, y el mono comenzó a contarle su historia al momento.

—Bondadoso señor Jabalí, he escuchado elogios acerca de su destacada sabiduría. Me enfrento a un dilema considerable y confío en que solo usted pueda ofrecerme orientación. A lo largo de los años, he prestado servicio a mi amo y, lamentablemente, debido a mi envejecimiento, ya no puedo ejecutar adecuadamente mis habilidades de baile. Como consecuencia, mi amo planea venderme al carnicero. ¿Podría brindarme algún consejo valioso? Reconozco su perspicacia en estos asuntos. El jabalí se sintió halagado por las palabras y decidió asistir al mono. Después de reflexionar un poco, sugirió:

—¿Acaso su señor no tiene un bebé? —Cierto —respondió el mono—, posee un adorable bebé. —¿Y no está cerca de la puerta por la mañana cuando tu señora empieza a trabajar? Bien, pues me acercaré pronto y, en cuanto tenga una oportunidad, agarraré al niño y correré con él. —¿Y entonces? —dijo el mono.

—Vaya, la madre se llevará un tremendo susto, y antes de que tu señor y ella sepan qué hacer, debes correr tras de mí, rescatar al niño y devolvérselo a sus padres. Ya verás cómo, cuando llegue el carnicero, ellos no podrán venderte.

El mono expresó su profundo agradecimiento al jabalí por su ayuda y regresó a casa. Esa noche, apenas durmió, pues su mente estaba llena de pensamientos sobre la mañana siguiente. Su destino dependía de que el plan del jabalí fuera exitoso. Se levantó temprano, siendo el primero en hacerlo, ansioso por lo que estaba por acontecer. Le pareció que pasaba mucho tiempo antes de que la esposa del señor empezara a moverse y abriera las ventanas para dejar entrar la luz del día.

Entonces, todo transcurrió según el plan trazado por el jabalí. La madre colocó a su hijo cerca del porche, como era su costumbre, mientras limpiaba la casa y preparaba el desayuno. El niño tarareaba alegremente bajo la luz del sol matutino, tocando las esterillas y jugando con las luces y sombras. De repente, se escuchó un ruido en el porche, seguido de un fuerte grito del niño.

La madre salió apresuradamente de la cocina al instante, solo para presenciar cómo el jabalí desaparecía por la puerta llevándose a su hijo entre sus garras. Elevó las manos al cielo en un grito de desesperación y corrió hacia la habitación interior, donde su marido continuaba durmiendo sin inmutarse. Este se incorporó lentamente y se frotó los ojos. Contrariado, preguntó a su esposa por qué hacía tanto ruido. Cuando el hombre finalmente comprendió lo sucedido y ambos salieron por la puerta, el jabalí ya se había alejado bastante, pero observaron al mono correr tras el ladrón con toda su fuerza.

Tanto el hombre como su esposa se conmovieron ante la conducta heroica del astuto mono, y su gratitud no tuvo límites cuando el leal mono devolvió al niño sano y salvo entre sus brazos. —¡Mira! —exclamó la esposa—. ¡Este es el animal al que querías eliminar! Si el mono no hubiera estado presente, podríamos haber perdido a nuestro hijo. El mono perseguía al ladrón con la mayor velocidad que sus piernas le permitían.

—Por una vez, querida esposa, tienes razón —afirmó el hombre mientras llevaba al niño de vuelta a la casa—. Puedes cancelar el encargo al carnicero cuando venga, y ahora prepara un desayuno abundante, incluyendo el favorito del mono. Cuando el carnicero llegó, fue despedido con la solicitud de carne de jabalí para la cena. Desde entonces, el mono recibió amor y atención de la familia, viviendo en paz mientras su amo dejó de maltratarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco + diecinueve =