El Anciano que hace Florecer los Árboles

Flores
Hace muchísimos años, un anciano leñador que residía en una pequeña aldea junto a un extenso bosque salió por la mañana, como hacía cada día, para talar algunos árboles destinados al señor de la provincia. Mientras se encontraba a mitad de camino, notó la presencia de un pequeño perro blanco que descansaba a un lado del sendero.

El animal estaba en una condición delgada y deteriorada, y no pasaría mucho tiempo antes de que muriera de hambre y frío. La angustia que experimentaba la criatura conmovió la compasión del leñador, quien la recogió en sus manos, la colocó con ternura en el regazo de su quimono y se dirigió de vuelta a casa. Al llegar, su esposa corrió hacia él, sorprendida por su retorno temprano, y le preguntó qué había sucedido. En respuesta, el hombre reveló al pequeño perro mostrándoselo a su esposa.

¡Pobre perrito! —exclamó ella, conmovida—. ¿Quién podría haber sido tan cruel contigo? ¡Y qué inteligente pareces ser, con esos ojos claros y brillantes, y esas orejas vivas y alertas! Ancianos como nosotros te harán sentir cómodo en nuestra casa. —Sí, así es —susurró el anciano, anhelando tenerlo como compañero. Llevaron al perro dentro, lo colocaron en el suelo de paja y de inmediato comenzaron a cuidar de su mal estado.

Con estos afectuosos cuidados, el pequeño perro se recuperó por completo y se volvió fuerte. Sus ojos brillantes destellaban, sus orejas se erguían ante el más mínimo sonido, su hocico siempre estaba explorando de un lado a otro, y su pelaje adquirió una blancura tal que la anciana pareja le llamaba Blanquito. Dado que los ancianos no tenían hijos, se convirtió en tan amado para ellos como un hijo, y el animal seguía a los ancianos a dondequiera que fueran.

Un día de invierno, el anciano tomó el azadón, lo cargó sobre su hombro y se dirigió al huerto para recoger algunas verduras. A el siempre le entusiasmaban estas ocasiones, saltaba y brincaba alrededor de su amo trazando grandes círculos, para después correr hacia las zanjas y los arbustos. Una vez en el campo, se lanzó a correr descontroladamente y ladró de placer al arrojarse sobre la vegetación.

De repente, se detuvo. Sus orejas se erguían y todo su cuerpo se volvió alerta y tenso. Con el hocico pegado al suelo, comenzó a avanzar lentamente hacia la empalizada que estaba cerca de una de las esquinas del huerto. Su nariz se contrajo olfateando sobre un pequeño montón de tierra. De repente, empezó a excavar frenéticamente, apartando la tierra y arrojándola hacia atrás con sus patas.

Su enérgico y emocionado ladrido llamó la atención del anciano, que se encontraba en la otra puerta del campo. Al pensar que debía haber descubierto algo extraordinario para comportarse de esa manera, se apresuró hacia el lugar para ver qué era. El hombre tomó su azadón y comenzó a cavar en el agujero que Blanquito había excavado. Apenas había dado dos golpes con la herramienta cuando una lluvia de monedas de oro comenzó a brotar como si proviniera de un manantial invisible, llenando el aire. Sorprendido, el anciano retrocedió y corrió de vuelta a su casa para que su mujer pudiera presenciar el milagro.

Sin embargo, su Un vecino, un hombre avaricioso y de mal genio que también había sido atraído por los ladridos, había presenciado este asombro desde la otra parte de la cerca de bambú que dividía sus campos. Sus ojos brillaron de codicia y apenas pudo contener sus manos crispadas. Astutamente, adoptó una voz amigable y solicitó amablemente a los ancianos que le prestaran el perro durante el día.

Siempre corteses y bondadosos, y dispuestos a prestar servicios, el anciano levantó a Blanquito, le pidió que se comportara bien y lo entregó al vecino sobre la empalizada. Al notar la mala naturaleza del hombre, Blanquito se negó a seguir a su temporal amo. Se tendió en el suelo, temblando de miedo. El vecino lo acarició y le gritó, le gritó y lo acarició, pero solo logró aumentar el temor.

Cada vez más enojado, el hombre ató una cuerda alrededor del cuello y lo arrastró hasta un rincón de su huerto, donde lo amarró a un árbol. Lo hizo tan apretado y le dejó tan poca cuerda para moverse libremente que la pobre criatura se vio obligada a adoptar una posición angustiosa. La cuerda apretaba tanto su garganta que ni su verdadero amo podía escuchar sus débiles ladridos. —Ahora —dijo el mal vecino—, ¿dónde está enterrado? ¿Dónde está enterrado? Búscamelo o te mataré, despreciable sabueso.

Furioso, golpeó la tierra delante del hocico. La hoja del azadón se hundió en la tierra y chocó contra algún objeto metálico. El hombre codicioso se enderezó con tensión. Sus ojos se abrieron de par en par con avidez. Al siguiente momento, estaba arañando la tierra con ambas manos en un frenesí de avaricia. Sin embargo, cuando solo pudo desenterrar viejas ropas andrajosas, zuecos de madera y tejas rotas, su furia se volvió incontrolable. Agarró de nuevo el azadón y golpeó brutalmente a Blanquito, que en ese momento se quejaba y se refugiaba aterrorizado al pie del árbol.

El golpe hirió cruelmente al animal, pero también cortó la cuerda que lo sujetaba, así que salió corriendo en angustiosos círculos, herido por el golpe y aullando de dolor. Su verdadero amo, atraído por sus ladridos, corrió hacia la cerca y, al ver lo que sucedía, se llenó de pesar. Blanquito cruzó la cerca y su amo lo recogió cariñosamente en sus brazos.

—Mi pobre Blanquito, ¡qué terrible cosa te ha sucedido! ¿Podrás perdonarme? ¿Podrás perdonarme mi cruel error? —lloriqueó el anciano, abrazando tembloroso a su mascota. El hombre regresó tristemente a su casa con su querido perro. Allí lo bañó, curó su herida y le dio su comida favorita. Sin embargo, a pesar de todos sus esfuerzos, la herida infligida por el azadón de su vecino malvado resultó ser tan grave que el animal falleció esa misma noche.

Los ancianos quedaron desolados por su pérdida. Aquella noche no pudieron conciliar el sueño y, a primera hora de la mañana, con gran dolor y amargura, enterraron a su leal compañero en el rincón del huerto donde había ocurrido el milagro de Blanquito. Sobre su tumba, el anciano colocó una pequeña lápida y plantó un joven pino junto a ella. Todos los días, la anciana pareja acudía a la tumba, permaneciendo de pie con las cabezas inclinadas mientras lamentaban la pérdida de su fiel amigo.

Flores
El árbol creció con una rapidez increíble. En una semana, sus ramas ya proporcionaban sombra a la tumba de Blanquito; a los quince días, se necesitaban dos personas con los brazos extendidos para abrazar su tronco; y al cabo de un mes, las hojas de su copa parecían rozar el cielo, tal era su magnitud. Cada día, el anciano se maravillaba ante esta nueva maravilla y decía: —Mujer, esto es sin duda otro milagro. Nuestro pequeño ha muerto, pero su espíritu ha penetrado en este árbol. Su esplendor y exuberancia no pueden perecer. Se ha convertido en la savia de este magnífico árbol y está danzando alegremente en sus hojas y ramas. Estoy seguro de que es así. Y observaban el árbol con renovado asombro.

Las noticias del rápido crecimiento del árbol se difundieron rápidamente. Gente de los valles y montañas distantes acudía diariamente para contemplarlo. Inclinaban el cuello hacia atrás y entrecerraban los ojos para vislumbrar sus ramas más altas, ahora inmersas en el halo del cielo. Movían sus cabezas y se susurraban unos a otros que no podía ser real, pero luego volvían a alzar las cabezas para mirar de nuevo y no podían dudar de lo que sus ojos veían.

Un día de invierno, la anciana le dijo a su marido: —Marido, ¿recuerdas lo mucho que le gustaban a nuestro pequeño los pastelillos de arroz? ¿No crees que sería una buena idea hacer un buen mortero con el tronco del árbol de Blanquito y preparar pastelillos de arroz para ofrecer en su tumba? —¡Es una idea excelente, fantástica! —respondió emocionado el anciano—. Lo haremos como dices. E inmediatamente comenzó a afilar su enorme hacha.

Durante la mañana y la tarde siguientes, trabajó cortando lentamente el enorme tronco. Finalmente, con un último y poderoso golpe, el majestuoso árbol crujó y cayó al suelo con un rugido tan poderoso que se escuchó en los rincones más remotos de Japón. De las hábiles manos del anciano surgió un bonito y elegante mortero, listo para recibir y moler el resplandeciente arroz blanco.

Llenos de amor y cariño por la memoria de su pequeño amigo, la anciana pareja comenzó a machacar el arroz con sus manos de mortero para convertirlo en harina antes de cocinarlo. Pero apenas habían machacado un poco más que una cazuela llena de granos de arroz cuando, ante sus asombrados ojos, todo el puñado de granos se transformó en un resplandeciente montón de monedas de oro.

¡Cuán asombrados estaban! Y con cuánta efusión compartieron su buena fortuna con los vecinos, quienes se alegraron enormemente de que a los ancianos les hubiera llegado tal riqueza. Sin embargo, no todos los vecinos compartían esta alegría, especialmente uno: el hombre irascible que había matado al pequeño Blanquito. Apenas podía contener su avaricia al escuchar la historia del mortero mágico. Al día siguiente, se presentó en la casa de la anciana pareja, los aduló, los lisonjeó y fingió gran pesar al decir:

—Desde la muerte de vuestro pequeño perro, he sentido un profundo remordimiento. Un gran remordimiento, buenos vecinos, porque siento que fui yo quien tuvo la culpa. Noche y día pienso que si hubiera una manera de demostraros lo arrepentido que estoy, lo haría con gusto. Hoy, con toda humildad, he venido a pediros perdón.

Me encantaría hacer pastelillos de arroz para ofrecerlos en la tumba del pequeño Blanquito. Pero, ¡ay!, mi mortero es demasiado antiguo, y yo demasiado pobre para comprar uno nuevo. ¿No me prestaríais vuestro mortero por un rato para que pueda hacer mi pequeña ofrenda a nuestro amiguito? El afecto y la credulidad de los ancianos fueron profundamente conmovidos por esta farsa, y creyendo sinceramente en su arrepentimiento, permitieron al astuto bribón llevarse el mortero. Al llegar a su casa, el hombre no perdió tiempo en cháchara y comenzó a preparar las tortas. Junto a su esposa, igualmente avariciosa, echó el arroz en el mortero y ambos empezaron a molerlo.

Continuaron machacando, pero el oro no apareció y los dos gritaron furiosamente: —¡Miserables granos, transformaos en oro, transformaos en oro! Machacaron con más vigor que antes. ¡Don-don, don-don!, resonaban sus manos de almirez, y los granos volaban en todas direcciones, pero no apareció ni una sola moneda de oro. Sus fuerzas estaban a punto de rendirse cuando de repente el arroz molido comenzó a moverse y a transformarse. —¡Está cambiando! —exclamó el astuto anciano. —¡Seremos ricos! —gritó su esposa.

Se entregaron a la danza de la alegría alrededor del mortero. Sin embargo, en lugar de aparecer un brillante montón de oro, se encontraron con horror al ver que solo emergían harapos viejos, zuecos de madera y tejas rotas, exactamente igual a lo que habían desenterrado en el campo. Tan furioso estaba el hombre que agarró su hacha y, con un único golpe, dividió el mortero en dos. Su esposa tomó otra hacha y, frenéticamente, convirtieron en fragmentos las dos mitades del mortero. Luego, encendieron un fuego, arrojaron los trozos en él y observaron cómo se transformaban en cenizas.

Al día siguiente, el anciano fue a pedirles el mortero, pero el vecino le respondió de manera brusca. —El mortero se rompió y quedó inservible. Al primer golpe de mi mano de almirez se partió por la mitad, así que lo fragmenté y lo arrojé al fuego hasta que se convirtió en cenizas. Si eso te sirve de algo, tómalas. Están en el horno. Con estas palabras rudas, el vecino le dio la espalda y se negó a decir algo más. El anciano se sintió desconsolado. Primero miró a su vecino y luego al horno. No albergaba ira en su corazón, solo una profunda tristeza.

—Primero mi querido Blanquito, y ahora mi maravilloso y flamante mortero —se lamentó en voz baja—. ¡Hombre insensible y sin corazón!, pero ¿qué se puede hacer? Nada, no, nada puede devolvérmelos. Solo quedan las cenizas. Pero son las cenizas de mi pequeño perro; porque ciertamente el mortero estaba impregnado con su divino y asombroso espíritu. Las recogeré y las enterraré junto a él. Sin duda, se alegrará al saber que su espíritu ha regresado.

El anciano recogió las cenizas en una bolsa de arroz y se encaminó lentamente de vuelta a su casa, preguntándose qué diría su esposa acerca de este nuevo desastre. Apenas había avanzado la mitad del camino cuando una suave brisa se alzó desde un pinar cercano, danzó fugazmente entre los árboles para después girar alrededor de la bolsa de arroz, levantándola y dispersando las cenizas en el aire. La brisa desapareció tan rápidamente como había surgido, y las cenizas flotaron como copos de nieve sobre las frías y desnudas ramas de los árboles invernales.

Sin embargo, de manera sorprendente, dondequiera que las cenizas se posaban, las ramas desnudas se cubrían de hojas y flores en profusión. Pronto, alrededor del anciano, la melancolía del invierno se transformó en la alegría de la primavera, y el aire se llenó con el perfume de las flores que se abrían. El anciano se volvió lentamente para presenciar este nuevo prodigio.

Extendió su mano para tocar las hojas y los pétalos, asegurándose de su realidad. Luego, giró lentamente una y otra vez, con los ojos absortos en el verde tierno y su nariz impregnada del aroma de mayo. De repente, se lanzó emocionado corriendo de regreso hacia su aldea. —¡Mirad, mirad! ¡El anciano jardinero puede hacer florecer los árboles! —exclamaba mientras continuaba recogiendo cenizas y esparciéndolas sobre cada árbol y arbusto, observando cómo se abrían los capullos allí donde caía la ceniza.

En ese momento, el señor de la provincia, acompañado de sus asistentes, realizaba un viaje de inspección por la región. Atraído por los gritos del anciano y la multitud que lo rodeaba, el señor detuvo su caballo y envió a uno de sus sirvientes para averiguar lo que sucedía. Mientras tanto, el anciano, cuya alegría se desbordaba con el nuevo y asombroso poder que poseía, se encaramó a un cerezo y, entonando una canción, esparcía ceniza en cada rama para que las flores rosadas y blancas desplegaran todo su esplendor.

El criado del señor lo llamó. El anciano descendió del árbol y fue conducido ante el señor. Con humildad, relató su historia y, al demostrar el milagro de la ceniza, el señor se llenó de gran regocijo y dijo: —¡Maravilloso! ¡Verdaderamente maravilloso! Un hombre que hace que las flores le sigan como una sombra. ¿Dónde habrá otro que posea un don de tanta belleza? Anciano, te voy a recompensar. El señor bajó de su caballo. Un asistente trajo una mesa y sobre ella colocó una rara bolsa de brocado llena de monedas de oro. El propio señor le ofreció la bolsa al anciano, quien, inclinándose hasta el suelo en señal de respeto, la recibió con humilde reverencia.

Lleno de alegría y riendo de placer, el anciano apenas podía esperar para regresar a su hogar y contarle a su esposa sobre el milagro de las cenizas y el honor que le había concedido el señor de la provincia. Salió corriendo, aferrando fuertemente la bolsa.
Pero el vecino codicioso, quien había presenciado toda la escena, se llenó de amargura y rencor. Regresó apresuradamente a su hogar y abrió la puerta del horno. Convencido de que debían haber quedado rastros de las cenizas dentro y posiblemente en el suelo, llamó a su esposa y juntos recopilaron todo lo que quedaba en una talega.

Con la talega bajo el brazo, se apresuró y esperó en la orilla del camino por donde pasaría el señor y su séquito. El sonido de los cascos de los caballos le indicó que la comitiva se estaba acercando. Rápidamente, el hombre trepó al árbol más cercano y comenzó a canturrear para sí mismo y a gritar: —¡El anciano jardinero puede hacer florecer los árboles! ¡Mirad, mirad! De la misma manera que lo hizo anteriormente el anciano. El señor llegó con su caballo hasta el árbol y, mirando hacia arriba, exclamó:

¡Qué! ¿Así que tenemos otro prodigioso en esta aldea? Este ciertamente no es el mismo anciano que he visto antes. ¡Eh, tú! ¿Eres otro capaz de hacer florecer los árboles? Si es así, demuestra tus habilidades de inmediato. —Sí, mi señor, lo haré de inmediato —respondió el malévolo vecino.

Sin perder tiempo, comenzó a esparcir las cenizas sobre las ramas. Sin embargo, en lugar de provocar el florecimiento de las flores, las cenizas se dispersaron en todas direcciones, envolviendo al señor y a sus sirvientes en una nube asfixiante de polvo que irritó sus ojos y causó que el caballo del señor se descontrolara. El señor se indignó profundamente, y sus asistentes arrastraron enojados al necio desde el árbol, colocándolo de rodillas ante su señor. El hombre se arrastró miserablemente, golpeándose la frente contra el suelo y llorando amargamente.

¡He sido malvado y despreciable! —gritó desesperado—. En un arrebato de ira, maté al perro de mi vecino y destruí su hermoso mortero. Solo ha habido envidia y avaricia en mi corazón, y debido a eso he causado mucho daño a mi buen vecino. Ahora he insultado a mi señor. ¡Perdonadme! ¡Perdonadme! Si accedéis a perdonarme, desde este momento en adelante cambiaré mis caminos y mis malos pensamientos. Lo único que os pido es que me deis otra oportunidad.

Aunque el señor estaba muy disgustado, reprendió severamente al hombre de mal carácter, pero finalmente le perdonó con la condición de que, si no cambiaba su forma de ser ese mismo día, sería castigado severamente. Con el tiempo, las semanas y los meses transcurrieron, y la anciana pareja se volvió más serena y más feliz, y su buena fortuna creció. Su vecino y su esposa también cambiaron lentamente su carácter y sus caminos. La envidia dio paso a la bondad, el mal genio a la docilidad, y la rudeza con los vecinos, a una amistad afectuosa.

En cada festividad y aniversario, los cuatro iban juntos al templo y a la tumba de Blanquito para ofrecer oraciones y pasteles de arroz por la paz eterna de su espíritu. El resto de sus días los dedicaron a la generosidad y la buena voluntad entre ellos y con todo el pueblo de la aldea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + seis =