El legado de la princesa Hase

Princesa-Hase

Hace muchos años, en Nara, la antigua capital de Japón, residía el sabio ministro del estado, el príncipe Toyonari Fujiwara, junto a su noble y hermosa esposa, la princesa Murasaki. Su unión, pactada en la infancia, según la tradición japonesa, había sido armoniosa a lo largo de los años, pero la ausencia de descendencia causaba gran tristeza. Anhelaban fervientemente tener un hijo que perpetuara el nombre familiar y honrara los ritos ancestrales.

Ante esta aflicción, el príncipe y su esposa tomaron la decisión de emprender una peregrinación al templo de Hase no Kwannon, dedicado a la diosa de la misericordia, Kwannon. Confiaban en que la Madre de la Misericordia respondería a sus plegarias y les concedería el deseo más profundo de sus corazones: un hijo. Así, dedicaron un largo período de tiempo ofreciendo incienso y oraciones diarias en el templo.

Las súplicas del príncipe Toyonari y la princesa Murasaki fueron finalmente atendidas, y la dicha llenó sus vidas con el nacimiento de una hija, a quien nombraron Hase en honor al lugar sagrado que les otorgó este regalo especial. Criaron a la niña con amor y esmero, y ella creció en fuerza y hermosura.

Sin embargo, la felicidad se vio empañada cuando la princesa Murasaki enfermó gravemente cuando Hase tenía cinco años. A pesar de los esfuerzos médicos, la madre falleció. En su lecho de muerte, Murasaki instó a su hija a ser bondadosa, sumisa y respetuosa hacia los demás, y a tratar con afecto a la posible nueva esposa de su padre.

Tras la muerte de Murasaki, el príncipe Toyonari contrajo matrimonio con Terute, una mujer de noble linaje, pero de carácter opuesto a su difunta esposa. Terute mostró hostilidad hacia Hase, convirtiéndose en una figura cruel y desagradable en la vida de la joven princesita.

Princesa-Hase

¡Esta no es mi hija! ¡Esta no es mi hija! —se repetía a sí misma. Sin embargo, Hase soportó todos los ultrajes con paciencia, sirviendo amablemente a su madrastra y obedeciendo todas sus órdenes, tal como le había enseñado su bondadosa madre. La malvada Terute no encontró motivo alguno para quejarse, ya que la pequeña princesa cumplía con todas sus responsabilidades sin causar problemas.

La diligente Hase mostraba un gran interés en la música y la poesía, dedicando horas diarias a su práctica. Su padre, el príncipe Toyonari, contrató a los mejores maestros para enseñarle caligrafía, verso y el arte de tocar el koto. A los doce años, su habilidad con las cuerdas la llevó a ser convocada al palacio imperial junto a su madrastra para interpretar una pieza durante el Festival de los Cerezos, un evento celebrado con alegría en la corte.

Durante la presentación, Hase demostró su destreza musical, mientras que su madrastra, la princesa Terute, incapaz de igualarla, tuvo que pedir a otra dama de la corte que la reemplazara en la flauta. Este incidente avergonzó a Terute, quien, además, experimentaba celos al pensar que su hijastra recibía regalos del emperador como recompensa.

La hostilidad de Terute hacia Hase se intensificó al dar a luz a un niño, alimentando un deseo malicioso de que su hijo recibiera todo el amor del príncipe Toyonari si Hase no existiera. Motivada por estos oscuros pensamientos, Terute planeó en secreto envenenar a Hase durante el Festival de los Niños.

En un intento de ejecutar su malvado plan, Terute preparó dos botellas de vino: una envenenada y otra normal. Durante la festividad, Hase jugaba con su hermano menor, compartiendo risas y cuentos. Terute ofreció a ambos copas de vino, pero, debido a su nerviosismo, sirvió la copa envenenada a su propio hijo. El niño falleció en poco tiempo, y Terute, en su desesperación, culpó al vino de una reacción adversa.

La malvada mujer perdió a su propio hijo como consecuencia de su intento de deshacerse de Hase. En lugar de reflexionar sobre sus acciones, incrementó su odio hacia la princesa con amargura y maldad en su corazón, buscando cualquier oportunidad para perjudicarla.

Cuando Hase cumplió trece años, ya era reconocida como una destacada poetisa. Ante las inundaciones que asolaban Nara durante la temporada de lluvias, la corte sugirió que Hase, conocida por su talento poético, podría detener el ruido del río Tatsuta con sus versos y aliviar la aflicción del emperador.

El día llegó y Hase presentó su poema, rezando en voz alta frente al rugiente río. En un evento sorprendente, las aguas cesaron su estruendo en respuesta a su plegaria, aliviando la angustia del emperador. Agradecido, el emperador recompensó a Hase con el título de princesa teniente general. Desde ese día, fue conocida como Chinjo hime, respetada y amada por todos en la corte.

Princesa-Hase
Su padre la convocó y le explicó la razón de su requerimiento. Sin embargo, la madrastra de Hase, a pesar de ser responsable de la muerte de su propio hijo al intentar envenenar a la princesita, no mostraba alegría por el éxito de Hase. La mujer continuaba lamentándose por la tragedia, incrementando su desesperación al ver crecer en poder y honor a la joven a quien intentó dañar.

El reconocimiento imperial y la admiración de la corte hacia la princesita avivaban los celos y la envidia en el corazón de su madrastra. A pesar de sus mentiras, Terute no lograba persuadir a su esposo, el príncipe Toyonari, quien rechazaba sus acusaciones y la defendía.

Aprovechando la ausencia de su marido, la malvada madrastra ordenó a un anciano sirviente llamado Katoda que llevara a Hase a las montañas Hibari y la asesinara. Inventó una historia infame sobre la princesa, alegando que la única manera de evitar la deshonra familiar era matarla.

Katoda, aunque obligado a obedecer a su señora, decidió fingir sumisión en ausencia del padre de Hase. Colocó a la joven en un palanquín y la acompañó al lugar más apartado de esa región salvaje. Aunque Hase obedeció sin protestar, el anciano sirviente sabía de su inocencia y estaba decidido a salvar su vida. En el bosque, construyó rápidamente una pequeña cabaña con la ayuda de algunos campesinos y llamó en secreto a su esposa. Estos ancianos buenos cuidaron de la desafortunada princesita, confiando en que su padre la buscaría una vez que regresara a casa.

Cuando el príncipe Toyonari regresó semanas después, su esposa le informó que Hase había cometido una maldad y había huido por temor al castigo. La preocupación afectó profundamente al príncipe, pero la historia falsa se mantuvo entre los miembros de la casa por miedo al escándalo. A pesar de las búsquedas en vano, la desaparición de Hase permaneció un misterio.

En un intento de olvidar sus preocupaciones, el príncipe organizó una expedición de caza a las montañas. Al llegar al distrito de Hibari, se separó del grupo y descubrió una pequeña casa en una colina. Al acercarse, sorprendentemente encontró a Hase, quien se entregaba a sus estudios budistas en completa dedicación.

Sorprendido, el príncipe apenas podía reconocer a su hija perdida. Hase, inmersa en su lectura, apenas notó la presencia de su padre hasta que él habló. La sorpresa iluminó sus ojos al escuchar la voz familiar de su progenitor. —¡Hase! —exclamó su padre—. ¡Eres tú, mi princesa! Sorprendida, Hase apenas pudo reconocer la voz de su padre y por un momento quedó sin palabras. —¡Padre, padre! ¡Eres tú, padre! —fue todo lo que logró decir antes de correr hacia él, agarrar su manga y enterrar su rostro en ella, desatando lágrimas.

El príncipe acarició su oscuro cabello y le pidió que le contara todo lo que había sucedido. Sin embargo, Hase solo podía llorar y se preguntaba si no estaría soñando. En ese momento, el leal sirviente Katoda salió y, postrándose ante su señor, contó la historia de maldades, explicándole todo lo sucedido y por qué su hija se encontraba en ese lugar desolado con solo dos ancianos para cuidarla.

La sorpresa e indignación del príncipe no conocieron límites. Abandonó la caza y regresó rápidamente a casa con su hija. Un miembro del grupo corrió adelante para informar a la servidumbre sobre las buenas noticias, y la madrastra, al enterarse de la verdad y temiendo enfrentarse a su marido, huyó de la casa, volviendo en desgracia al hogar de su padre y desapareciendo de la historia.

El anciano Katoda fue recompensado con la máxima promoción en el servicio de su maestro y vivió feliz hasta el final de sus días, dedicado a su pequeña princesa, quien nunca olvidó que le debía la vida a este fiel vasallo. La malvada madrastra ya no molestó a Hase, quien vivió sus días felices y tranquilos con su padre.

Dado que el príncipe Toyonari no tenía herederos varones, adoptó al hijo menor de un noble de la corte para ser su sucesor y casarse con Hase. El matrimonio tuvo lugar en pocos años. Hase vivió hasta una edad avanzada y fue reconocida como la señora más sabia, devota y hermosa en la historia del antiguo linaje del príncipe Toyonari. Tuvo la dicha de presentar a su hijo, el futuro líder de la familia, a su padre justo antes de que este se retirara de la vida activa.

En la actualidad, se conserva en uno de los templos budistas de Kioto un precioso tapiz bordado con hilos de seda de loto que representa la figura de Buda. Se dice que esta obra fue realizada a mano por la bondadosa princesa Hase.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 4 =