Enseñanzas del Sabio Harisarman

Harisarman

Érase una vez un sabio llamado Harisarman. Era pobre y no muy avispado, tanto que tal vez estaba pagando por sus malas acciones en vidas pasadas. Iba de un lado a otro pidiendo limosna con su familia, hasta que llegó a una ciudad y encontró trabajo en la casa de un hombre rico llamado Sthuladatta.

Sus hijos cuidaban del ganado de Sthuladatta y de otras propiedades suyas, su esposa se convirtió en criada, y él mismo trabajaba cerca de su casa. Un día, se celebró un gran banquete por la boda de la hija de Sthuladatta, al cual asistieron muchos amigos y familiares. Harisarman esperaba poder comer mantequilla, carne y otros manjares, pero nadie se acordó de él. Desesperado por no tener nada que comer, le dijo a su esposa:

—Aquí me tratan mal por ser pobre y tonto. Fingiré tener conocimientos mágicos para ganarme el respeto de Sthuladatta. Cuando tengas la oportunidad, dile que sé algo de magia.

Así se lo dijo y, después de pensarlo, mientras todos dormían, Harisarman se llevó el caballo de Sthuladatta y lo escondió lejos. A la mañana siguiente, cuando los amigos del novio no encontraron el caballo, empezaron a buscarlo por todas partes. Entonces, la esposa de Harisarman se presentó ante Sthuladatta y le dijo:

—Mi esposo es un sabio, conoce la astrología y la magia. Él puede recuperar tu caballo. ¿Por qué no se lo pides? Sthuladatta llamó a Harisarman y le dijo: —Ayer todos te olvidaron, pero hoy, al haber perdido mi caballo, recurro a ti. —dijo Sthuladatta. Harisarman lo consoló con estas palabras: —No te preocupes, me olvidaste, pero ahora estoy aquí. Dime quién robó tu caballo. Harisarman dibujó unos diagramas y dijo:

—Los ladrones han escondido el caballo en la frontera sur de este lugar. Debes ir a recuperarlo antes de que lo lleven más lejos, lo cual sucederá al final del día. Al escuchar esto, algunos hombres fueron y trajeron de vuelta el caballo. Todos elogiaron la sabiduría de Harisarman, quien fue reconocido como un sabio y vivió feliz bajo la protección de Sthuladatta.

Tiempo después, robaron un gran tesoro de oro y joyas en el palacio del rey. Como nadie sabía quién era el ladrón, el rey llamó a Harisarman, quien ya era famoso por sus supuestos conocimientos de magia. —Te lo diré mañana. —dijo Harisarman al rey, tratando de ganar tiempo.

El rey lo encerró en una cámara fuertemente protegida y Harisarman se arrepintió de haber fingido ser un mago. En el palacio, había una doncella llamada Jihva y ella, junto con su hermano, había sido quien robó las joyas. Preocupada de que Harisarman supiera algo, Jihva se acercó a la puerta de la cámara y escuchó. En ese momento, Harisarman culpaba a su lengua, que fue la culpable de su falsa afirmación.

—Lengua, ¿por qué te metiste en problemas por tu codicia? Pronto recibirás tu castigo. Jihva, aterrorizada al escuchar esto, pensó que el sabio la había descubierto. Entró corriendo y se arrojó a sus pies, sollozando. —Brahmán, sé que descubriste que fui yo quien robó las joyas. Después de llevármelas, las enterré en el jardín detrás del palacio, debajo de un granado. Por favor, perdóname y acepta este pequeño trozo de oro que tengo. Al escuchar esto, Harisarman dijo con orgullo:

—Vete, sé todo. Conozco el pasado, el presente y el futuro. Aunque imploraste mi protección, no te delataré, pero tendrás que darme todo el oro que posees. La doncella asintió y se fue rápidamente. El destino nos depara sorpresas inimaginables, como en una cacería. ¡Quién hubiera pensado que la calamidad me traería el éxito! —reflexionó Harisarman, asombrado—. Mientras culpaba a mi lengua, la ladrona se arrojó a mis pies. El miedo saca a la luz los crímenes secretos.

Así pasó la noche felizmente en sus pensamientos. Por la mañana, cuando lo llevaron ante el rey, fingió que lo sabía todo y lo acompañó al jardín, donde encontraron el tesoro enterrado debajo del granado. Le dijo al rey que el ladrón había escapado con una parte del tesoro, pero el rey se mostró satisfecho y le entregó los impuestos de muchas aldeas, además de oro, un paraguas y carruajes. Harisarman prosperó en el mundo. Sin embargo, un ministro llamado Devajnani susurró al oído del rey:

—¿Cómo es posible que un hombre posea un conocimiento tan inalcanzable sin haber estudiado los libros de magia? Estoy seguro de que es uno de esos estafadores que se alían en secreto con los ladrones. Deberíamos ponerlo a prueba con un truco. El rey trajo una jarra cubierta en la que había metido una rana y le dijo a Harisarman:

Brahmán, si puedes adivinar lo que hay en esta jarra, te honraré públicamente. Al escuchar esto, Harisarman pensó que era el fin y recordó el apodo que su padre le había dado en su infancia, “Ranita”. Usando este apodo para lamentar su mala suerte, exclamó de repente:

—Qué pena, Ranita, una jarra tan bonita va a terminar contigo. Al escucharlo, todos los presentes aplaudieron y vitorearon; sus palabras coincidían perfectamente con lo que había en la jarra.

¡Oh! ¡Es un gran sabio! ¡Sabe que es una rana! —murmuraron. El rey se mostró satisfecho, convencido de que todo eso era gracias a su habilidad adivinatoria, y le otorgó a Harisarman más impuestos de aldeas, además de oro, paraguas y carruajes de todo tipo. Harisarman prosperó en el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 3 =