El Enigma del Ogro de Rashomon

Rashomon
En Kioto, la población local vivía aterrorizada debido a la presencia de un malévolo ogro que, según los rumores, merodeaba alrededor de la Puerta de Rashōmon al atardecer, capturando a quienes se acercaban. Las desafortunadas víctimas desaparecían sin dejar rastro, y la creencia popular sostenía que el ogro no solo mataba a sus presas, sino que también las devoraba mientras aún estaban vivas. En aquel tiempo, la ciudad y sus alrededores se sumían en el miedo, y nadie se atrevía a aventurarse cerca de la Puerta de Rashōmon después del anochecer.

En ese periodo, en Kioto, residía un general conocido como Raikō, cuya valentía lo había hecho famoso por sus destacadas hazañas. Anteriormente, había resonado su nombre en todo el país cuando lideró un ataque en Oeyama, donde un grupo de ogros vivía bajo la dirección de un jefe que, en lugar de vino, se deleitaba con la sangre humana. Raikō los había exterminado a todos, decapitando al monstruoso líder.

Un grupo de guerreros leales siempre acompañaba al valiente general. Entre ellos, destacaban cinco caballeros de gran valentía. En una noche festiva, mientras los cinco caballeros disfrutaban de sake en sus cuencos de arroz y brindaban por su salud y sus proezas, el primer samurái, Hōjō, dirigió la palabra al resto: —¿Habéis escuchado el rumor de que cada noche, después del anochecer, un ogro aparece en la Puerta de Rashōmon y captura a cualquiera que pase por allí? —preguntó el primero, Hōjō. El segundo, Watanabe, le respondió:

¡No digas tonterías! ¡Todos los ogros fueron exterminados por nuestro líder Raikō en Oeyama! No puede ser cierto, porque incluso si algún ogro logró escapar de la gran masacre, no se atrevería a aventurarse en la ciudad. Debería saber que nuestro valiente señor lo atacaría de inmediato si supiera que aún queda alguno con vida.

—¿Entonces, no confías en lo que digo y crees que te estoy engañando? —No, no creo que estés mintiendo —respondió Watanabe—, pero has escuchado una historia de alguna anciana que quizás no deberías haber tomado en serio. —En ese caso, la mejor manera de comprobarlo es ir allí y demostrar que no es verdad —propuso Hōjō. Watanabe, el segundo samurái, no podía soportar la idea de que su compañero pensara que tenía miedo, así que respondió rápidamente:

¡Por supuesto, iré de inmediato y lo averiguaré por mí mismo! —exclamó. Watanabe se preparó para la expedición, enfundó su espada, se vistió con una cota y ajustó su gran casco. Cuando estuvo listo para partir, dijo a los demás: —¡Dadme algo para demostrar que estuve allí! Uno de los hombres sacó un rollo de papel y su caja de tinta y pinceles, y los cuatro camaradas firmaron sus nombres en un trozo de papel.

—Me llevaré esto —declaró Watanabe— y lo colocaré en la Puerta de Rashōmon. Mañana por la mañana, podréis comprobarlo allí. ¡Quién sabe, tal vez capture a uno o dos ogros para entonces! —Montó a caballo y partió con gallardía.

Era una noche profundamente oscura, sin luna ni estrellas que iluminaran el camino de Watanabe. Para aumentar la oscuridad, una tormenta se desató; la lluvia caía con fuerza y el viento aullaba como lobos en las montañas. Cualquier otro hombre habría titubeado ante la idea de aventurarse fuera de las puertas, pero Watanabe era un guerrero valiente y audaz. Su honor y su palabra estaban en juego, así que avanzó en la noche, mientras sus compañeros escuchaban el sonido de las pezuñas de su caballo, desvaneciéndose en la distancia.

Rashomon
Luego cerraron todas las ventanas y se reunieron alrededor del fuego de carbón, preguntándose qué sucedería y si su camarada se encontraría con uno de esos temibles Oni. Finalmente, Watanabe llegó a la Puerta de Rashōmon, pero a pesar de su esfuerzo por escudriñar la oscuridad, no lograba vislumbrar señales del ogro.

—Exactamente como pensé —se dijo a sí mismo Watanabe—. Por supuesto que no hay ogros por aquí; son solo cuentos de ancianas. Colocaré el papel en la puerta para que los demás vean que he estado aquí cuando vengan mañana, y luego regresaré a casa y me reiré de ellos. Fijó el papel, firmado por sus cuatro compañeros, en la puerta y luego giró la cabeza de su caballo en dirección a su hogar. Al hacerlo, notó que alguien estaba detrás de él, y al mismo tiempo, una voz le pidió que esperara. En ese momento, agarraron su casco desde atrás.

—¿Quién eres? —inquirió Watanabe sin temor. Extendió la mano, explorando el entorno para descubrir quién o qué estaba sujetándolo por el casco. En su búsqueda, tocó algo que parecía un brazo, ¡pero estaba cubierto de pelo y era tan grande como el tronco de un árbol!

Watanabe reconocía que era el brazo de un ogro, así que desenfundó su espada y atacó con ferocidad. Un alarido de dolor resonó y el ogro se apartó rápidamente del guerrero. Los ojos de Watanabe se abrieron de par en par por la sorpresa, pues contempló que el ogro era más alto que la misma puerta, sus ojos resplandecían como espejos a la luz, y su enorme boca estaba completamente abierta, lanzando grandes llamas con cada aliento.

Aunque el ogro esperaba aterrorizar a su enemigo, Watanabe permaneció imperturbable. Atacó al ogro con toda su fuerza, y así libraron una intensa batalla cara a cara durante mucho tiempo. Finalmente, el ogro, al darse cuenta de que no podía infundirle miedo ni vencerlo, y viendo que estaba al borde de la derrota, intentó huir. Sin embargo, decidido a no dejar escapar al monstruo, Watanabe espoleó su caballo y lo persiguió.

A pesar de que el samurái corría más rápido, el ogro avanzaba a una velocidad impresionante, y para la decepción de Watanabe, no pudo alcanzarlo mientras lentamente se desvanecía de su vista. Watanabe regresó a la puerta donde se libró la feroz batalla y se bajó del caballo. Mientras lo hacía, descubrió algo en el suelo.

Se arrodilló para recogerlo y se dio cuenta de que era uno de los enormes brazos del ogro que había debido cortar durante la feroz lucha. Sintió una alegría inmensa al obtener semejante trofeo, ya que era la mejor evidencia de su enfrentamiento con el ogro. Con cuidado, recogió el brazo y lo llevó a casa como un preciado trofeo. Al regresar, mostró el brazo a sus camaradas, quienes lo aclamaron como un héroe y celebraron un gran festín en su honor. Su destacada hazaña pronto trascendió más allá de Kioto, atrayendo a personas de todo el país para contemplar el brazo del ogro.

Sin embargo, Watanabe comenzó a sentirse inquieto acerca de cómo proteger cuidadosamente el brazo, ya que sabía que el ogro al que pertenecía seguía con vida. Estaba seguro de que algún día, una vez superado su miedo, el ogro intentaría recuperar su brazo. Por esta razón, Watanabe construyó una caja con la madera más resistente y la revistió de hierro. En ella colocó el brazo y la selló con una tapa pesada, negándose a abrirla para nadie. Guardaba la caja en su habitación y la llevaba consigo a todas partes, asegurándose de no perderla de vista.

Una noche, escuchó a alguien llamar al porche, pidiendo permiso para entrar. Cuando el sirviente fue a la puerta para averiguar quién era, se encontró con una anciana de apariencia muy respetable. Al ser interrogada acerca de su identidad y propósito, la anciana respondió con una sonrisa que había cuidado al señor de la casa cuando era un bebé. Si el señor de la casa estaba disponible, rogaba que le permitieran verlo.

El sirviente condujo a la anciana hasta la puerta y fue a informar a su señor que su cuidadora había venido a visitarlo. Aunque Watanabe encontró extraño que viniera a esas horas de la noche, al pensar en su anciana cuidadora, quien había sido como una madre para él y a quien no veía desde hacía mucho tiempo, surgió en su corazón un sentimiento cálido. Ordenó al sirviente que la llevara hasta él. Así llevaron a la anciana hasta la habitación, y después de que las reverencias y saludos habituales concluyeran, ella dijo:

—Señor, las noticias de tu valiente enfrentamiento con el ogro de la Puerta de Rashōmon son tan conocidas que incluso tu humilde y anciana cuidadora ha oído hablar de ello. ¿Es cierto que cortaste uno de los brazos del ogro? Si es así, ¡tus acciones son verdaderamente admirables! —Estoy profundamente decepcionado —respondió Watanabe— por no haber logrado capturar al monstruo, que era mi deseo. ¡Solo conseguí cortarle un brazo!

Rashomon

—Estoy sumamente orgullosa de pensar que mi señor es lo suficientemente valiente como para cortar el brazo de un ogro —respondió la anciana—. Tu valentía no tiene igual. Antes de morir, deseo con todo mi corazón ver este brazo —añadió suplicante.

—Lo siento —dijo Watanabe—, pero no puedo cumplir tu deseo. —Pero ¿por qué? —preguntó la anciana. —Porque los ogros son criaturas vengativas, y si abro la caja, no hay duda de que el ogro podría aparecer repentinamente y llevarse el brazo —respondió Watanabe—. He hecho que construyan una caja a propósito con una tapa muy pesada, y en ella mantengo seguro el brazo del ogro. Nunca se lo mostraré a nadie bajo ninguna circunstancia.

—Tu precaución es muy razonable —dijo la anciana—. Pero soy tu anciana cuidadora, así que seguramente no rechazarás mostrarme el brazo. No solo he oído hablar de tu valiente acción, sino que no puedo esperar hasta la mañana y he venido de inmediato para pedirte que me lo enseñes. Watanabe estaba preocupado por las súplicas de la anciana, pero siguió negándose. Entonces, la anciana dijo:

—¿Sospechas que soy una espía enviada por el ogro? —No, por supuesto que no sospecho que seas una espía del ogro, ya que eres mi anciana cuidadora —respondió Watanabe. —Entonces, por supuesto, no puedes negarte a mostrarme el brazo —suplicó la anciana—, ¡pues es el deseo más ferviente de mi corazón ver por una vez en la vida el brazo de un ogro! Watanabe no podía seguir negándose más, así que se rindió y dijo:

—Está bien, te mostraré el brazo de un ogro, ya que deseas verlo tanto. ¡Ven, sígueme! —Y la condujo hasta su propia habitación, con la anciana siguiéndolo. Una vez dentro de la habitación, Watanabe cerró cuidadosamente la puerta y se dirigió a una gran caja que estaba en una esquina. Levantó la tapa pesada y luego llamó a la anciana para que se acercara y mirara, ya que nunca sacaba el brazo de la caja.

—¿Qué es esto? Déjame echarle un vistazo —dijo la anciana cuidadora, con alegría. Se acercó cada vez más, como si estuviera fascinada, hasta que estuvo al lado de la caja. De repente, introdujo la mano en la caja y agarró el brazo, soltando un grito aterrador que hizo que la habitación temblara: —¡Oh, felicidad! ¡He recuperado mi brazo! —La anciana se transformó de repente en la enorme figura del terrible ogro.

Watanabe saltó y, completamente sorprendido, se quedó paralizado por un momento. Sin embargo, al reconocer al ogro que lo había atacado en la Puerta de Rashōmon, decidió con su valentía característica poner fin a esto de una vez por todas. Agarró su espada, la desenvainó al instante y se lanzó en busca de la yugular del ogro.

A pesar de la asombrosa velocidad de Watanabe, la criatura escapó por poco, saltando a través del techo. La última visión que el samurái tuvo del ogro fue la de una sombra entre la niebla y las nubes. Así fue como el ogro se escapó con su brazo. El samurái apretó los dientes en su decepción, pero era todo lo que podía hacer. Esperó con paciencia otra oportunidad para enfrentarse al ogro.

Sin embargo, este estaba aterrorizado por la gran fuerza y valentía de Watanabe, y nunca volvió a mostrar su sucio rostro por Kioto. De esta manera, la gente de la ciudad pudo salir sin miedo incluso por las noches, ¡y los valientes actos de Watanabe nunca fueron olvidados!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 − 2 =