El Cortador de Bambú y la Niña de la Luna

El-Cortador-de-Bambu
En tiempos remotos, residía un anciano dedicado a cortar bambú. Su situación era sumamente precaria, y su existencia estaba marcada por la tristeza, ya que el Cielo no le había concedido la dicha de tener descendencia que iluminara sus últimos años. En su corazón, la esperanza de experimentar tranquilidad antes de su partida de este mundo parecía inalcanzable, destinado a reposar únicamente en la paz de su tumba silenciosa. Cada mañana, se dirigía hacia los bosques y colinas, donde el bambú extendía sus verdes hojas hacia el cielo.

Al seleccionar el bambú que debía ser cortado ese día, el anciano lo dividía hábilmente por las junturas o lo cortaba longitudinalmente para transportarlo a casa y darle forma a diversas creaciones. De esta manera, él y su anciana esposa obtenían un modesto ingreso al vender sus productos.

En una mañana rutinaria, mientras se dirigía a trabajar y encontraba un buen lugar para comenzar su tarea, se dispuso a talar el bambú como de costumbre. De repente, el tranquilo bosque se vio bañado por una luz suave y resplandeciente, similar a la luz de la luna llena. Sorprendido, examinó su entorno hasta descubrir que el brillo emanaba de un bambú en particular. Maravillado, dejó a un lado su hacha y se apresuró hacia la luz.

A medida que se acercaba, se percató de que la radiante luminosidad provenía de un hueco en la verde caña, y su asombro creció al descubrir que en medio de esa luz dormía un diminuto ser humano, con una estatura de solo cinco centímetros y una belleza excepcional.

—Deben haberte enviado para ser nuestra hija, ya que te encontré entre los bambúes, donde trabajo sin descanso día tras día —comentó el anciano, mientras llevaba a la pequeña criatura en su mano de regreso a su hogar, con la intención de presentársela a su esposa. La diminuta niña era tan encantadora y menuda que la anciana la colocó con cuidado en una cesta para resguardarla de cualquier peligro potencial. Con delicadeza, tomó a la pequeña criatura entre sus manos.

El-Cortador-de-Bambu

El matrimonio se vio de repente sumido en la felicidad. Siempre habían anhelado tener hijos propios, y ahora se les presentaba la oportunidad de brindar todo su amor a la pequeña niña que había llegado a ellos de manera tan asombrosa. Desde que este milagro tuvo lugar, el anciano comenzó a descubrir con frecuencia oro en los nudos de los bambúes que cortaba, e incluso piedras preciosas. Con estas inesperadas riquezas, construyó una casa hermosa y ya no fue considerado el pobre cortador de bambú de antes, sino un hombre acaudalado.

El tiempo transcurrió velozmente y, tres meses después, la niña del bambú se transformó, para asombro de todos, en una joven en edad casadera. Sus padres adoptivos la peinaron y vistieron con exquisitos kimonos. Su deslumbrante belleza la convirtió en una especie de princesa, resguardada detrás de pantallas, y no se permitía que nadie la viera, salvo ellos, quienes disfrutaban del privilegio de cuidarla y protegerla.

Su presencia irradiaba una luz suave que transformaba la casa, convirtiendo incluso las noches más oscuras en días resplandecientes. Era una influencia benévola para quienes se acercaban a ella. Cuando el anciano se sentía abatido, bastaba con que dirigiera su mirada hacia su hija adoptiva para que todas sus penas se desvanecieran, recuperando la felicidad de la juventud.

Llegó finalmente el día en que la pareja decidiría el nombre de la niña que habían encontrado. Así, la anciana pareja se dirigió a consultar a un renombrado nominador. Fue en ese momento cuando optaron por llamarla Princesa Luz de Luna, ya que su cuerpo irradiaba esa suave y brillante luz, haciéndola parecer como la hija misma del Dios Lunar.

Durante tres días, el festival de canciones, bailes y música llenó de alegría a todos los presentes, amigos y familiares, que se regocijaron al ver a la encantadora joven. Se decía que su belleza eclipsaba a la de cualquier otra mujer en la Tierra. Después de este evento, la fama de la princesa se extendió por todo el país, atrayendo a numerosos pretendientes que anhelaban ganarse su mano o, al menos, la oportunidad de verla aunque fuera por un breve instante.

Estos pretendientes, llegados de diversas regiones, se apostaron afuera de la casa y realizaron pequeños agujeros en la valla con la esperanza de capturar un vislumbre de la princesa mientras paseaba por la veranda de habitación en habitación. Día y noche permanecieron allí, sacrificando incluso su sueño con la esperanza de tener un atisbo de ella, pero todos sus esfuerzos resultaron en vano. Intentaron acercarse a la casa y hablar con el anciano, su esposa o algún sirviente, pero tampoco obtuvieron éxito.

A pesar de las sucesivas decepciones, persistieron en su empeño día tras día, noche tras noche, como si nada importara, tal era su deseo de ver a la princesa. Sin embargo, finalmente, la mayoría, al darse cuenta de la desesperación de su misión, perdieron el ánimo y la esperanza, regresando a sus hogares. Todos, excepto cinco caballeros, cuyo ardor y determinación, lejos de disminuir, parecían crecer ante cada obstáculo. Estos cinco hombres incluso iniciaron un ayuno, limitándose a consumir lo poco que llevaban consigo, con el fin de permanecer cerca de las vallas en todo momento. Soportaron las inclemencias del tiempo, ya fuera bajo la lluvia o el abrasador sol, demostrando una dedicación sin igual.

A pesar de escribir cartas a la princesa en repetidas ocasiones, no recibieron respuesta alguna. Al darse cuenta de que sus esfuerzos eran en vano, comenzaron a expresar sus sentimientos a través de poemas, describiendo el amor desesperado que los mantenía despiertos, en ayunas, insomnes y lejos de sus hogares. Sin embargo, la princesa continuó sin contestarles.

Sin esperanzas, el invierno transcurrió. La nieve, el hielo y los fríos vientos cedieron gradualmente ante el suave calor de la primavera. El verano llegó, y el sol radió con intensidad, arrojando su implacable calor sobre la tierra. A pesar de las estaciones que iban y venían, los leales caballeros permanecieron en su puesto, esperando cualquier señal. Después de esos largos meses, imploraron al anciano cortador de bambú que tuviera piedad de ellos y les permitiera ver a la princesa. Su respuesta fue firme: como no era su verdadero padre, no podía obligarla a obedecer contra sus deseos.

Ante esta dura realidad, los cinco caballeros regresaron a sus hogares, preguntándose cuál sería la mejor manera de conquistar el corazón de la orgullosa princesa, aunque solo fuera para obtener una audiencia con ella. Con rosarios en manos, se arrodillaron ante los altares de sus hogares, quemaron incienso delicado y rezaron a Buda para que les concediera el deseo de sus corazones. A pesar de estos esfuerzos, no encontraron reposo ni consuelo en sus hogares.

Una vez más, se dirigieron a la casa del cortador de bambú. En esta ocasión, el anciano salió a recibirlos y escuchó sus súplicas. Los cinco caballeros le rogaron que les informara si la princesa había decidido no recibir a ningún hombre bajo ninguna circunstancia. Le pidieron que transmitiera la profundidad de su amor, cómo habían soportado las inclemencias del invierno y del verano, pasando noches al raso, sin comida y sin descanso, con la ardiente esperanza de conquistarla. Afirmaron que considerarían la prolongada vigilia como un placer si ella les otorgaba, aunque fuera, una oportunidad para demostrar la sinceridad de su amor.

Con atención, el anciano escuchó la historia de amor de estos leales pretendientes, sintiendo compasión por ellos y deseando ver a su amada hija adoptiva casada con alguno de ellos. Se acercó a la princesa Luz de Luna y le dijo: —Aunque siempre te he considerado un ser celestial y te he cuidado como a mi propia hija, ¿no podrías concederles al menos una oportunidad? Estos caballeros han demostrado su amor a lo largo de las estaciones, soportando todas las dificultades con la esperanza de ganarse tu corazón.

La princesa Luz de Luna respondió amorosamente que no había nada que no hiciera por él, que se sentía honrada de llamarlo padre y lo amaba como tal. Además, expresó que no recordaba un tiempo anterior a su llegada a la Tierra. El anciano recibió con gran alegría sus palabras afectuosas y compartió con ella su deseo de verla casada antes de su fallecimiento. —Soy un anciano de más de setenta años, y mi final podría llegar en cualquier momento. Sería justo y necesario que vieras a estos cinco pretendientes y eligieras entre ellos. —¿Por qué he de hacerlo? —respondió la princesa, preocupada—. No siento ningún deseo de casarme.

—Te encontré hace muchos años, cuando eras apenas una diminuta criatura de cinco centímetros, en medio de una gran luz blanca que emanaba del bambú en el que estabas escondida, guiándome hacia ti. Siempre he creído que eres más que una simple mortal. Puedes permanecer así mientras viva, si es tu deseo, pero, ¿quién cuidará de ti cuando muera? ¡Por eso te ruego que hables con estos cinco valientes uno por uno y consideres la posibilidad de casarte con alguno de ellos! —imploró el anciano.

—No poseo la belleza que las historias cuentan de mí. Casarme con alguno de ellos, sin conocernos, solo llenaría sus corazones de arrepentimiento. Aunque me asegures que son valientes caballeros, no sería prudente darles falsas esperanzas de encontrarme —respondió la princesa.

—Tus palabras son razonables —concordó el anciano—. Pero, ¿qué tipo de hombre estarías dispuesta a considerar? Estos cinco, que han esperado pacientemente para verte durante meses, no parecen débiles de corazón. Han soportado inviernos y veranos al otro lado de la valla, a veces sin comida ni sueño, con el único propósito de ganarse tu favor. ¿Qué más podrían hacer para demostrar su devoción?

—Deberán demostrar el amor que dicen sentir por mí si desean tener una audiencia —declaró la princesa Luz de Luna—. Cada uno de ellos, proveniente de distantes tierras, tendrá que traerme lo que le solicite como prueba de la pureza de su corazón.

El-Cortador-de-Bambu
Esa misma noche, los pretendientes llegaron y comenzaron a tocar sus flautas por turnos, entonando canciones que expresaban el gran e imperecedero amor que sentían por la princesa. El cortador de bambú salió y les ofreció su compasión por todo lo que habían soportado y la paciencia que habían demostrado en su deseo de conseguir la mano de su hija adoptiva. Les transmitió su mensaje: aceptaría casarse con quien lograra traerle lo que ella deseaba. Esa sería la prueba. Los cinco caballeros aceptaron la propuesta, considerándola un plan excelente que evitaría los celos entre ellos.

La princesa de la Luna le pidió al primer caballero que trajera el cuenco de piedra que había pertenecido a Buda en la India. Al segundo, le solicitó que fuera a la montaña de Horai, ubicada en el mar del Este, y le trajera una rama del maravilloso árbol que crecía en su cima, con raíces de plata, tronco de oro y ramas con joyas blancas como frutos. Al tercer caballero, lo envió a China para buscar a la rata de fuego y traer su piel. Al cuarto, le encomendó encontrar al dragón que llevaba una piedra de cinco colores en la frente y traérsela. El quinto, debía localizar a la golondrina que tenía un caparazón en el estómago y llevárselo.

Aunque el anciano dudó al transmitir los mensajes, la princesa no aceptaría ninguna otra condición. Así que las órdenes llegaron palabra por palabra a los cinco hombres, quienes, al escuchar lo que se les pedía, perdieron la esperanza y se sintieron abatidos por la aparente imposibilidad de realizar las tareas asignadas. Regresaron a sus hogares, ya que no veían ninguna posibilidad de llevar a cabo las demandas de la princesa. A pesar del tiempo transcurrido, los pretendientes no pudieron olvidar a la princesa. Cada vez que pensaban en ella, sentían que su amor por ella resurgía en sus corazones. Fue entonces cuando decidieron que, al menos, debían intentar cumplir la misión y obtener lo que ella deseaba.

El primer caballero hizo saber a la princesa que había emprendido un viaje en busca del cuenco de Buda y esperaba traérselo pronto. Sin embargo, no tuvo el valor de dirigirse hasta la India, ya que en aquellos días viajar era muy difícil y peligroso. En su lugar, acudió a uno de los templos de Kyōto y tomó uno que estaba en el altar. Pagó al sacerdote una suma considerable de dinero por él. Luego, envolvió el cuenco en una tela dorada y, tras esperar discretamente durante tres años, regresó y se lo entregó al anciano.

La princesa Luz de Luna se preguntó cómo había vuelto tan rápido. Al desplegar el cuenco de su envoltura dorada, esperaba que llenara la habitación de luz, pero no brilló en absoluto. Entonces, comprendió que era un engaño y no el verdadero cuenco de Buda. Se lo devolvió de inmediato, rechazándolo. Desilusionado, el caballero arrojó el cuenco y regresó a su hogar, resignado a aceptar que no podría casarse con la princesa.

El segundo caballero le dijo a sus padres que necesitaba un cambio de aires por razones de salud, aunque en realidad sentía vergüenza de admitir que su amor por la princesa Luz de Luna era la verdadera razón. Se fue de casa y envió un mensaje a la princesa informándole que se dirigía a la montaña Horai con la esperanza de conseguir la rama del árbol de oro y plata que tanto anhelaba. Solo permitió que sus sirvientes lo acompañaran hasta la mitad del camino, después los envió de regreso.

Al llegar a la costa, se embarcó en un pequeño barco. Navegó durante tres días y llegó a un puerto donde contrató a varios carpinteros para construirle una casa inaccesible. Se encerró con seis hábiles joyeros y les encargó crear una rama de oro y plata que fuera todo lo que la princesa pudiera desear. Debía ser similar a las ramas del maravilloso árbol de la montaña Horai, ya que todos los informes indicaban que aquel lugar solo pertenecía a las leyendas y no al mundo real. Cuando completaron la rama, regresó a casa e intentó aparentar estar cansado y desaliñado por el viaje. Colocó la rama engalanada en una caja lacada y se la llevó al cortador de bambú, suplicándole que se la entregara a la princesa.

El anciano cayó en la trampa del aspecto fatigado del caballero y pensó que acababa de regresar de su largo viaje en busca de la rama. Intentó persuadir a la princesa para que viera a ese hombre, pero ella permaneció en silencio y parecía muy triste. El anciano sacó la rama y la elogió como un tesoro inigualable que no se encontraría en ningún lugar del país. Luego, elogió al caballero, destacando su valentía y buen parecer, y cómo había viajado hasta un lugar tan remoto como la montaña Horai.

La princesa Luz de Luna tomó la rama entre sus manos y la examinó con cuidado. Luego le dijo a su padre adoptivo que sabía que era imposible que ese hombre hubiera obtenido la rama del árbol de oro y plata que crecía en la montaña Horai tan rápidamente y con tanta facilidad. Le apenaba creer que todo era un engaño fabricado por el impostor. El anciano salió en busca del esperanzado caballero, que se acercaba a la casa, y le preguntó dónde había encontrado la rama. El hombre no tuvo escrúpulos en inventarse una larga historia.

—Hace dos años, tomé un barco y me dirigí en busca de la montaña Horai. Después de seguir al viento durante un tiempo, llegué al lejano Mar Oriental. Entonces, una gran tormenta se desató y me perdí durante muchos días, completamente desorientado. Finalmente, llegamos a tierra en una isla desconocida, habitada por demonios que me amenazaron con matarme y devorarme. Sin embargo, logré ganarme la amistad de esas criaturas horribles, y nos ayudaron a mí y a mis marineros a reparar el barco y zarpar de nuevo. Se agotaron nuestras provisiones y sufrimos muchas enfermedades a bordo.

Después de quinientos días, avisté en el horizonte lo que parecía ser una cumbre. Al acercarnos, descubrimos que era una isla con una gran montaña en el centro. Desembarqué y, después de deambular dos o tres días, vi algo brillante acercándose a mí en la playa, sosteniendo en sus manos un cuenco dorado. Me acerqué y le pregunté si, por casualidad, había encontrado la isla de la montaña Horai. Él respondió: «Así es. ¡Esta es la montaña Horai!».

Con muchas dificultades, escalé hasta la cima, donde pude ver el árbol dorado creciendo desde sus raíces plateadas en el suelo. Las maravillas de aquel extraño y lejano lugar eran muchas, y si comenzara a contárselas podría no detenerme nunca. A pesar de mi deseo de permanecer allí más tiempo, en cuanto conseguí romper la rama, vine de vuelta. A toda velocidad, me llevó cuatrocientos días volver, y, como puede ver, mis ropas aún están húmedas debido al largo viaje por mar. Ni siquiera he aguardado a cambiarme de vestimenta, con la necesidad que tenía de traer la rama a la princesa.

En ese momento, los seis joyeros, que se habían encargado de realizar la rama pero a quienes no había pagado, llegaron a la casa y mandaron una nota a la princesa para que les pagaran por su labor. Dijeron que habían trabajado más de mil días para hacer la rama de oro con sus ramitas de plata y su fruta enjoyada, que le había entregado el caballero, pero que aún no habían recibido pago alguno. Así se descubrió el engaño del caballero, y la princesa, feliz por haberse librado una vez más de un molesto pretendiente, se alegró de devolver la rama.

Llamó a los trabajadores y les pagó con generosidad. Ellos se marcharon felices. Pero de camino a casa, el decepcionado caballero los atrapó y los golpeó hasta dejarlos al borde de la muerte por revelar su secreto. El caballero regresó a casa, lleno de ira, y al no poder conseguir a la princesa, evitó a la gente y se retiró a una vida solitaria entre las montañas.

El tercer caballero tenía un amigo en China, así que le escribió pidiéndole la piel de una rata de fuego, que tenía la habilidad de ser inmune a dicho elemento. Prometió a su amigo cuanto dinero quisiera si conseguía la piel. Cuando recibió el mensaje para reunirse con él, cabalgó durante siete días para ver qué le traía. A cambio de una gran suma de dinero, su amigo le entregó la piel de una rata de fuego. Al llegar a casa, la colocó cuidadosamente en una caja y se la llevó a la princesa mientras esperaba fuera la respuesta.

El cortador de bambú recibió la caja del caballero y, como de costumbre, se la llevó a la princesa e intentó convencerla para que lo viera. Sin embargo, la princesa Luz de Luna se negó, insistiendo en que primero debía probar la autenticidad de la piel sometiéndola al fuego. Si era genuina, no ardería. Así que sacó la piel de su envoltura, la abrió y la lanzó al fuego. Para su decepción, la piel se agrietó y ardió al instante, revelando que ese hombre tampoco había cumplido su palabra. Al igual que los dos anteriores, el tercer pretendiente había fallado la prueba.

El cuarto caballero no tenía la intención de llevar a cabo su tarea. En lugar de buscar al dragón que llevaba en la frente la joya de cinco colores, llamó a todos sus sirvientes y les ordenó buscarlo por todo Japón y China, prohibiéndoles regresar hasta que lo encontraran. A pesar de esto, sus vasallos simplemente tomaron la orden como unas vacaciones, disfrutaron de agradables lugares en el país y se quejaron de la obstinación de su señor.

Mientras tanto, el caballero, confiado en que sus vasallos no le fallarían al encontrar la joya, dedicó su tiempo a embellecer su casa para recibir a la princesa, seguro de que ganaría su mano. Un año pasó esperando, pero sus hombres no regresaron con la joya del dragón. Desesperado, el caballero no podía esperar más, así que decidió embarcarse con dos compañeros y ordenó al capitán que partiera en busca del dragón. Aunque inicialmente el capitán y los marineros se negaron por considerar la búsqueda absurda, el caballero finalmente logró convencerlos de zarpar.

Sin embargo, apenas unos días después, se encontraron con una fuerte tormenta que duró tanto tiempo que el caballero decidió abandonar la búsqueda del dragón. Cuando finalmente llegaron a tierra, exhausto de sus viajes y ansiedades, el cuarto pretendiente se rindió al cansancio. Había contraído un fuerte resfriado y se retiró a la cama con el rostro hinchado.

El gobernador del lugar, al escuchar su historia, lo invitó a su hogar. Mientras estaba allí, reflexionando sobre sus problemas, el amor que sentía por la princesa se transformó en ira, culpándola por todas las dificultades que había enfrentado. Creía que era posible que ella hubiera intentado eliminarlo al enviarlo en una misión imposible.

En ese momento, regresaron los sirvientes que habían partido en busca de la joya, y se sorprendieron al encontrar elogios en lugar de ira por parte de su señor. Les dijo que estaba harto de las aventuras y que no pensaba volver a acercarse a la casa de la princesa nunca más. Al igual que los anteriores, el quinto caballero también fracasó en su misión y no pudo encontrar la concha de la golondrina.

El-Cortador-de-Bambu
En aquel entonces, la notoriedad de la extraordinaria belleza de la princesa Luz de Luna llegó a oídos del emperador, quien decidió enviar a una de sus cortesanas para confirmar si su hermosura era tan excepcional como se rumoreaba. La intención era, en caso afirmativo, invitarla al palacio para incorporarla como una de sus damas.

Cuando la enviada imperial llegó, a pesar de las súplicas de su padre, la Princesa Luz de Luna se negó a recibirla. La mensajera insistió, argumentando que eran órdenes directas del emperador. En respuesta, la princesa advirtió al anciano que, de ser forzada a ir al palacio, desaparecería misteriosamente de la Tierra.

Al enterarse de la firme negativa de la princesa a obedecer sus órdenes y de su amenaza de desaparecer, el emperador tomó la decisión de visitarla personalmente. Para ello, ideó un plan que implicaba ir de caza cerca de la morada del cortador de bambú. Tras comunicar sus intenciones al anciano y recibir su aprobación, partió al día siguiente con su séquito, al cual dejó atrás en un momento dado. Al llegar a la casa del cortador de bambú, desmontó y entró directamente en busca de la princesa, quien se encontraba con sus doncellas.

La belleza de la princesa Luz de Luna superó todas las expectativas del emperador, dejándolo asombrado y sin poder apartar la mirada. Su resplandor era tan excepcional que la contemplación se volvía inevitable. Cuando la princesa notó la presencia del extraño, trató de huir de la habitación, pero el emperador la detuvo y le suplicó que lo escuchara. Sin embargo, la única respuesta de la princesa fue ocultar su rostro entre las mangas.

El emperador, profundamente enamorado de la princesa, le rogó que lo acompañara a la corte, ofreciéndole una posición destacada y prometiendo cumplir todos sus deseos. Estuvo a punto de ordenar un palanquín imperial para llevársela consigo, argumentando que su gracia y belleza merecían adornar un palacio en lugar de permanecer ocultas en la cabaña de un cortador de bambú.

Sin embargo, la princesa interrumpió sus planes. Advirtió que, si la forzaban a ir al palacio, se convertiría en una sombra, empezando a perder su forma incluso mientras pronunciaba estas palabras. Desapareció gradualmente ante los ojos del emperador, quien, alarmado, le prometió liberarla si recobraba su forma original. La princesa accedió instantáneamente, restaurando su apariencia anterior.

Él se vio obligado a regresar, consciente de que su séquito estaría intrigado por su prolongada ausencia. Se despidió de la princesa Luz de Luna con pesar en el corazón y dejó la morada con la tristeza marcada en su interior. Para él, la princesa era la mujer más hermosa del mundo, eclipsando a todas las demás como simples sombras en comparación.

La figura de la princesa no dejaba de rondar sus pensamientos. El emperador dedicaba gran parte de su tiempo a componer poemas que expresaban su amor y devoción, enviándoselos con la esperanza de mantener viva la conexión. Aunque la princesa se negó a volver a encontrarse con él, respondía con versos escritos a mano, expresando amablemente que nunca podría casarse con alguien de la Tierra. Estas pequeñas canciones iluminaban los días del emperador.

En aquella época, los padres adoptivos de la princesa notaron que noche tras noche, ella se sentaba en el balcón y contemplaba la luna durante horas, con una expresión de profunda melancolía que siempre culminaba en lágrimas. Una noche, el anciano la encontró llorando desconsoladamente, como si su corazón estuviera roto, y le instó a compartir la razón de su pesar.

Entre sollozos, la princesa reveló que sus sospechas eran acertadas: no pertenecía verdaderamente a este mundo, sino que provenía de la luna, y su tiempo en la Tierra estaba llegando a su fin. En el decimoquinto día de ese mismo mes de agosto, sus amigos de la Luna vendrían a buscarla y tendría que regresar. A pesar de tener a sus padres presentes, el haber vivido toda una vida en la Tierra la había llevado a olvidarlos, al igual que le ocurrió con el mundo lunar al que pertenecía. Lloraba, confesó, al pensar en dejar a sus queridos padres adoptivos y el hogar donde había experimentado tanta felicidad durante tanto tiempo.

Al escuchar su relato, las doncellas se llenaron de tristeza y no pudieron saborear ni una pizca de comida ni bebida, conmovidas por la idea de que la princesa partiría pronto. Al recibir las noticias, el emperador envió mensajeros para verificar la veracidad de los informes. El anciano cortador de bambú salió de su morada para recibir a los enviados imperiales. Los días de pesar habían dejado su huella, y su envejecimiento era evidente. Entre lágrimas, confirmó la autenticidad de la noticia y expresó su firme determinación de resistir y evitar que los enviados de la Luna se llevaran a la princesa.

Los mensajeros regresaron al palacio para informar al emperador sobre la situación. En el decimoquinto día de ese mismo mes, el emperador desplegó un ejército de dos mil guerreros para vigilar la casa. Mil de ellos se ubicaron en el techo, mientras que el resto resguardaba las entradas, todos destacando por sus habilidades como arqueros. El cortador de bambú y su esposa ocultaron a la princesa en una habitación interior.

El anciano ordenó una vigilia sin descanso para todos los habitantes de la casa, con la esperanza de resistir a los mensajeros lunares con la ayuda de los guerreros imperiales. No obstante, la princesa le advirtió que todas esas precauciones serían inútiles, ya que cuando su gente llegara, nada podría impedir que llevaran a cabo sus planes. A pesar de la presencia de los guerreros del emperador, la princesa advirtió con lágrimas en los ojos que ni siquiera ellos podrían impedir que sus compatriotas cumplieran con sus planes.

Entre sollozos, expresó su profundo pesar por tener que dejar al anciano y su esposa, a quienes había llegado a amar como a sus propios padres. Afirmó que, de ser posible, desearía quedarse con ellos durante su vejez y prometió devolverles todo el amor y bondad que le habían brindado a lo largo de su vida en la Tierra. Llegó la noche, y la luna de cosecha se elevó en el cielo, bañando el mundo somnoliento con su resplandor dorado. Un silencio envolvía los bosques de pino y bambú, mientras mil hombres aguardaban en el techo con las flechas listas.

A medida que la noche avanzaba hacia el amanecer, todos esperaban que el peligro hubiera pasado, que la princesa Luz de Luna no tuviera que partir finalmente. Sin embargo, la esperanza se desvaneció repentinamente cuando los vigilantes vieron una nube rodear la luna, descendiendo hacia la Tierra. La nube se aproximaba inexorablemente, y todos observaron con consternación cómo se dirigía directamente hacia la casa.

En poco tiempo, el cielo quedó completamente cubierto por la nube, que se posó a escasos veinte centímetros del suelo. En el centro flotaba un carro volador, en el cual se encontraba un grupo de seres luminosos. Entre ellos, uno destacaba con dignidad real y descendió del carro. Erguido en el cielo, llamó al anciano para que saliera de la casa.

Ha llegado el momento de que la princesa Luz de Luna regrese a la luna de la cual provino. Cometió un grave delito y como castigo fue enviada a vivir aquí durante un tiempo. Sabemos del buen cuidado que le han brindado, y como recompensa, les hemos enviado riqueza y prosperidad en forma del oro que encontraron en los bambúes, anunció el ser luminoso.

El anciano, enérgicamente, respondió: He criado a la princesa durante veinte años y nunca ha cometido ninguna maldad. Por lo tanto, no puede ser la dama que buscáis. Les ruego que busquen en otro lugar. En ese momento, el mensajero llamó a la princesa con fuerza en la voz.
Princesa Luz de Luna, salid de este humilde lugar. No permanezcáis aquí ni un momento más, anunció el mensajero con autoridad.

Ante estas palabras, las pantallas de la habitación de la princesa se abrieron por sí mismas, revelando su presencia. El resplandor que la rodeaba la mostraba maravillosa y hermosa, superando cualquier imaginación.

El mensajero se acercó y la condujo hasta el carro volador. Mientras se alejaba, la princesa volvió la mirada y vio la profunda tristeza en los ojos del anciano. Con compasión, le ofreció palabras reconfortantes, expresando su deseo de no dejarlo y asegurándole que siempre podría pensar en ella al mirar la Luna. A pesar de las súplicas del cortador de bambú para acompañarla, esto no era posible. Como gesto de recuerdo, la princesa se despojó de su elaborado kimono exterior y se lo entregó.

Los seres lunares poseían maravillosos objetos: uno llevaba una armadura con alas, mientras que otro portaba un vial lleno de Elixir de la Vida. Este último le ofreció el elixir a la princesa, quien dio un pequeño sorbo con la intención de darle el resto al anciano. Sin embargo, se lo impidieron. Esperad un momento, expresó la princesa mientras intentaban colocarle una túnica con alas. No debo olvidarme de mi buen amigo el emperador. Debo al menos escribirle una última vez para despedirme de él mientras conservo la forma humana.

A pesar de la impaciencia de los mensajeros y conductores, los tuvo esperando mientras concluía la carta. Luego, colocó el vial de Elixir de la Vida junto a la carta y se lo entregó al anciano para que se lo llevara al emperador. Finalmente, las pantallas de la habitación de la princesa se abrieron. El carro comenzó a ascender hacia la luna, y mientras todos observaban con lágrimas en los ojos a la princesa que se alejaba, finalmente llegó el alba. En la suave luz rosada, el carro lunar y todo lo que contenía desaparecieron entre las nubes juguetonas que cruzaban el cielo, arrulladas por el viento matutino.

La carta de la princesa Luz de Luna fue llevada al palacio. El emperador, temeroso de tocar el Elixir de la Vida, lo envió junto con la carta a la cima de la montaña más sagrada de la Tierra, el monte Fuji. Allí, los emisarios reales lo quemaron al amanecer. Es por eso que, aún hoy en día, se cuenta que se puede ver humo ascendiendo desde la cima del monte hacia las nubes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 + siete =